scorecardresearch

Reinares deja la presidencia de Cruz Roja tras dos décadas

R. Muro
-

La salida del todavía rector de la organización en La Rioja se hará efectiva en el mes de mayo. «Cruz Roja me ha dado la vida», señala al tiempo que confirma que continuará de voluntario

Fernando Reinares en una imagen de archivo - Foto: Óscar Solorzano

Cruz Roja me ha dado la vida», afirma con contundencia Fernando Reinares, que dejará la presidencia de la Organización después de dos décadas al frente de la delegación en La Rioja. A sus 87 años, «aunque me echan diez menos», es el momento, como él mismo indica, de cumplir con los estatutos y  ceder el testigo a otros. Ha vivido dos prórrogas a su mandato, la última indefinida, pero «ya es la hora». Deja la presidencia, que será efectiva el próximo mes de mayo, «pero seguiré en Cruz Roja como voluntario», detalla Reinares orgulloso de la Institución que aún preside y de su trabajo a lo largo de estos veinte años. 

Sus esfuerzos a partir de mayo se focalizarán en asesorar, bajo las pautas de su dilatada experiencia, al presidente que resulte elegido. De hecho, ya suenan nombres para sustituir a Fernando Reinares al frente de Cruz Roja en La Rioja aunque el propio presidente de la institución en la Comunidad prefiere no desvelarlos. En cualquier caso, y sea y quien sea el elegido para dirigir la organización durante al menos los próximos ochos años, según reza los estatutos de Cruz Roja), Reinares brindará su conocimiento de La Rioja y de los riojanos para ayudar al nuevo dirigente que tomará posesión el próximo mes de mayo.

Veinte años intensos. Han sido dos décadas intensas por varios motivos, recuerda Reinares. Cuando alcanzó la presidencia, allá por los años 2002 y 2003, Cruz Roja en La Rioja estaba inmersa en plena crisis económica, «con deudas con Hacienda y la Seguridad Social». Poco tiempo después, «logramos solventarla» y desde entonces la organización ha ido generando excedentes económicos que se destinan a «programas humanitarios y de ayuda financiados con fondos propios».

Hay muchos hitos que han quedado para la historia en imágenes y documentos. Historia, historias y anécdotas de un trabajo tan intenso como satisfactorio. Entre sus mejores recuerdos, Reinares dedica sus primeras palabras de afecto «para el gran equipo que me ha acompañado durante todo este tiempo». 

También recuerda la crisis sanitarias del covid-19 en la que «inmediatamente nos pusimos a disposición de las autoridades para solucionar problemas». Antes de que llegara la vacuna, Cruz Roja se encargó de «llevar alimentos y ropa a las personas que no podían salir de sus casas». Una vez que las dosis de inmunización fueron llegando, «Cruz Roja se encargó de montar todos los dispositivos necesarios para que se pudiera vacunar a la población», rememora Fernando Reinares. 

La organización en la Comunidad autónoma cuenta con alrededor de cuatro mil voluntarios y otras 150 personas contratadas. A pesar de las diferentes crisis, «nunca hemos tenido que despedir a nadie», matiza al tiempo que pone sobre la mesa una gestión a la que han contribuido, en gran medida, los socios y sus aportaciones.

Supone que habrá reconocimiento a su trayectoria al frente de Cruz Roja, «pero eso no es cosa. Hasta mayo falta mucho tiempo aún, aunque el tiempo pasa muy deprisa», afirma Reinares con pleno conocimiento de sus palabras.