scorecardresearch

«Más allá de juzgar a los buenos y malos, yo escojo la paz»

Bárbara Moreno
-

Pablo Sáinz-Villegas, el prestigioso guitarrista riojano, considerado el mejor del mundo, dirigirá La Rioja Festival, un ciclo de música clásica que se celebrará en mayo con 20 actividades en diferentes municipios, con los mejores cabezas de cartel

El guitarrista Pablo Sáinz-Villegas en Logroño - Foto: Ingrid


En tiempos de guerra, una conversación con una persona así solo puede transmitir paz, sosiego y tranquilidad. Es la voz, es la mirada, es la pausa, son las bellas y cuidadas manos, la sensatez, la sabiduría y esos  transmisores neuronales tan especiales invadidos por las notas musicales que indiscutiblemente sensibilizan a cualquiera que le escuche. Pablo Sáinz-Villegas ha convencido a los más expertos sobre sus sapiencias musicales, a los más exquisitos sobre sus mágicas manos que mecen esa extensión de su ser, el espejo en el que se refleja, su guitarra. Pero él quisiera convencer con su voz que el que daña al prójimo, se daña así mismo, «aun sabiendo que es una utopía». La música amansa a las fieras, pero a algunas es simplemente imposible. Mientras tanto, que siga la música, maestro.

 

Regresa a La Rioja con una idea propia para promocionar su región a nivel internacional de la mano de la cultura y la música clásica. ¿Cómo se le ocurrió crear La Rioja Festival?

Desde hace mucho tiempo he creído en el enorme potencial que tiene La Rioja y en el valor que tiene a través de todo lo que ofrece tanto en patrimonio, como en naturaleza, Camino de Santiago, vino, gastronomía y música, como un medio catalizador y armonizador de todos estos elementos para poner en valor una región y los valores de sus gentes,

 

Se siente profeta en su tierra, se lo he oído varias veces, pero ¿se siente afortunado por ello? porque no es lo normal, ¿no?
Sí, me siento muy afortunado por ello, siento mucho el cariño de la gente. Cada vez que vengo por aquí o cada vez que paseo por  la calle Laurel, o por Gran Vía, me paran ya sea niños o mayores. Y es muy bonito, y es un recuerdo del propósito que tengo de acercar la música a la gente.

 

¿Por qué cree que para los riojanos es el mejor embajador?
Porque de forma natural, a través de mi vida profesional he tenido la fortuna  a través de muchos años de esfuerzo de tener ese reconocimiento a nivel internacional al tener conciertos históricos y eso me pone en una posición de relevancia y de esa forma me pongo en una posición de embajador de La Rioja y sus valores. Porque amo a La Rioja, y cuando amas quien eres, de donde vienes, y tus raíces, pues de forma natural lo que haces es contar a través de tu voz. Es contar quien eres y lo que amas.

 

Tuvo que salir pronto de aquí, incluso de España, para formarse musicalmente, pero  ahora ha vuelto. ¿Qué tiene España que atrae? 
Sin duda no hay nada como el primer nido. La cultura de uno es su esencia y hay una conexión con quien eres, en mi caso he estado 25 años viviendo en el extranjero, y en tiempo de pandemia, me ha hecho estar más tiempo en España y para mi ha sido muy reconfortante porque he estado más tiempo con mi gente, con mi cultura, con mi tierra, y lo he disfrutado.

 

Para los riojanos y para buena parte del mundo es hoy el mejor guitarrista del mundo, ¿se siente así Pablo Sáinz -Villegas?
Es una categorización que me pone el público. Para mi, si asimilo todas las cosas que he hecho en mi carrera, sí que se puede definir lo logrado como guitarrista como uno de los primeros en un ranking. Por ejemplo, hacía 40 años que no tocaba un guitarrista en solitario con la Filarmónica de Berlín, 38 hacía que otro guitarrista, Andrés Segovia, no había tocado en el Carnegie Hall en Nueva York, ha sido único por ejemplo el haber grabado un disco con Plácido Domingo o con John Williams o haber tocado para Dalai  Lama.

Son experiencias únicas que en cierta manera crean distinción. En el arte ese regalo que te da el público es el que te da valor. En el arte ese valor que te da el público son expresiones invaluables, y tienes el valor que el público quiera ofrecerte. 

 

¿Cómo ha vivido un artista como usted la pandemia? Ha dado conciertos a través de las redes, pero también compuso.
Ha sido una temporada catártica, en muchos sentidos, en lo personal y profesional, ha habido un antes y un después, un renacer, momentos de retos complicados. Al final hay muchos aspectos positivos, que nos trae este tipo de situaciones catárticas. Recordamos quienes somos, que juntos somos más, y recordamos el nacer y crecer de esta experiencia. La música al final para mi y para quien me escuchaba en los conciertos sociales era una llamada para todos, la mía para ellos y la suya para mi. 

 

¿Es cierto eso de que en momentos de incomprensión como el que se vivió en pandemia surgen del interior de los artistas las más bellas composiciones?
Pues a veces. A través de una experiencia traumática y dolorosa surgió una obra eternamente bella, como forma de transmutar esa emoción y fue el Concierto de Aranjuez. Pero no siempre ocurre, pero al final, solo conocemos las obras que permanecen en la historia. Y esas obras de arte se han creado en momentos profundos ya sean complicados o de éxtasis.

 

Comienzan los conciertos ya, las autoridades sanitarias nos recomiendan olvidarnos un poco ya de la pandemia, en su caso, ¿ha llegado la normalidad?
No de normalidad al 100% pero sí esperamos que sea ya una transición a una normalidad de un solo sentido. No está todo como estaba antes de la pandemia, la música tampoco. Pero los teatros del mundo se van abriendo, y se va tranquilizando y normalizando la situación.


Ha tocado el cielo hasta en Hollywood con los mejores compositores y hasta ganadores de  Oscar, como John Williams. Pero, ¿cuál ha sido su mayor éxito?
En plan concreto, tocar con la orquesta Filarmónica el concierto de año nuevo de 2020, el Concierto de Aranjuez. Ese día fue un día histórico, para la guitarra, para mí personalmente, y para la música española. Fue mi sueño más grande cumplido.

 

Entonces, si ya ha cumplido hasta su sueño, ¿qué más aspiraciones tiene? ¿Qué le falta aPablo Sáinz- Villegas?
Siempre hay sueños por cumplir, porque es lo que hacemos los seres humanos, soñar y hacerlos realidad o intentarlo con nuestra pasión y nuestra entrega. Podría decir que otro sueño sería tocar con la Filarmónica de Viena que sería además algo histórico. Pero en realidad te das cuenta de que, ¿ son necesarios esos sueños para seguir creciendo y expandiéndote? ¿Es necesario tener ese horizonte al que ir? Al final mi sueño es disfrutar del camino, de cada momento, tener la luminosidad en mi mente para transformar los retos y seguir creciendo como ser humano en esta experiencia de vida, donde he escogido que la guitarra me acompañe.

Así por curiosidad, ¿cuántas guitarras tiene?
Dos profesionales. 

 

¡No me  lo puedo creer! Seguro que no soy la única que lo intuía en una habitación llena de guitarras colgadas de todas las formas y colores.
Pues no. (Ríe). ¿Pensabas que tenía una colección entera? Pues solo uso una además y tiene 14 años. Es una extensión de mis emociones, de mi cuerpo, una unión tan cercana a quien soy que la hace única.

 

Ahora mismo tiene un trabajo entre manos con John Williams...
Sí. sí. Nos compuso una obra para mi y el violonchelista Yo-yo Ma, la grabamos en septiembre, pero no no ha salido al mercado. Saldrá esta primavera. Fue una gran inspiración conocer a Yo-yo Ma, tocar y grabar con él, además de compartir tiempo con John Williams a quien conozco desde hace más de 10 años,  con quien me une una sincera y bonita amistad. 

 

Para usted John Williams es también una gran inspiración, pero usted le ha conquistado. 
Me llama su ángel...es precioso

 

Lo de Plácido Domingo y aquél escenario flotante debió ser algo inenarrable, pero, ¿a qué cantante internacional le gustaría acompañar también en el escenario?
Pues a Alejandro Sanz. Creo que quedaría bonito un unplugged de voz y guitarra solo. Y oye, a ver si ve esta entrevista...(ríe).

 

¿Qué tiene la guitarra que es el instrumento junto con el piano más demandado por los niños en las escuelas de música?
La guitarra es probablemente el instrumento más cercano al corazón de las personas. Es un instrumento ancestral, en su sencillez reside su poder, y algo que es única, la guitarra tiene magia en su boca, en ese pozo de la boca, en ese alma, en su interior. 

 

Qué bonito le sale. ..
Sí. La guitarra es una extensión de quien soy, es una extensión de mis emociones y un espejo en el que me reflejo.


¿Guitarra y España son binomio?
Sí, vienen de la mano, es uno de los pocos instrumentos que están totalmente vinculados a un país y a una cultura, y es ese el valor que tiene la guitarra. Y al mismo tiempo es tan internacional... tiene lo local y lo internacional. En Argentina, en Brasil, en México, en una banda de rock siempre hay guitarra, por eso lo hace también el instrumento más universal. 

 

¿Y Pablo Sáinz-Villegas y el Concierto de Aranjuez son binomio? 
Sí, también. Es también mi voz cantada a través de la poesía del maestro Joaquín Rodrigo y sí que le siento muy cercano a mi corazón.

 

Seguro que hoy no hay nadie en el mundo que lo interprete como usted. Se lo han tenido que decir... 
Bueno... la grabación de el Concierto de Aranjuez grabado por mi en youtube es la más escuchada con 30 millones de escuchas y bueno, sí que es honesta y es mi acercamiento a ella, mi voz. 
   
¿Qué música le pondría a la guerra ahora mismo? 
Si pudiera ablandar el corazón de los dirigentes, que al final son los que deciden los conflictos, les tocaría música, sí, y les interpretaría el segundo movimiento del Concierto de Aranjuez. Sé que es un idealismo, pero la música y los artistas representamos ese lado humano y quiero recordar a todos los seres humanos que hay algo mucho más grande que nos une a pesar de las diferencias, y que cuando uno daña al prójimo se está dañando a sí mismo. 
 

Usted que ha recorrido muchos países y ha conocido sus culturas y tradiciones y sensibilizaciones, ¿cree que el pueblo ruso está engañado?
No tengo potestad ni opinión para juzgar eso, pero es algo mucho más complejo. Desconozco la voz del pueblo ruso. Conocemos lo que sale en los medios de comunicación que es la voz de los dirigentes. Yo lo que proclamo son los valores de paz y de concordia más allá de juzgar a los buenos y malos, porque esa no es mi labor. Mi labor es la de transmitir valores que nos recuerden que hay un punto de encuentro entre todos, es una posición que yo escojo, escojo la paz.

 

¿Cómo va su labor solidaria con El legado de la música sin fronteras?
En pandemia hicimos conciertos a través de la redes sociales. Y ahora retomaremos la labor con La Rioja Festival. En estos años he tocado para más de 45.000 niños de todo el mundo. Hace 10 años que empezamos a trabajar con este legado en La Rioja. Aunque en 2006 empezó esta labor en Estados Unidos. Forma parte de mi labor y responsabilidad como músico y como ser humano, devolver y utilizar la música como elemento de cohesión social y de inspiración y de compartir mensaje.