scorecardresearch

"He sabido dar la vuelta a la situación"

El Día
-

David Merino, doble oro mundialista, se muestra feliz por lograr el mayor premio del campo aficionado

David Merino - Foto: Ingrid

Aunque parece que en pelota mano es sencillo ganar un Mundial, no lo es». Así se manifestaba David Merino (Villar de Torre, 1990), zaguero que el pasado sábado se colgó su segunda medalla en un Campeonato del Mundo, la primera en categoría absoluta después de que en 2008, en Argentina, se colgara su primer oro planetario.

Campeón del Parejas, el título más preciado para un zaguero toda vez que la 'jaula' y el manista en los últimos tiempos es un terreno vedado para los pelotaris de los cuadros traseros, David Merino se muestra muy agradecido a Mikel Lana, seleccionador nacional.«Han sido cinco meses de trabajo aunque ha sido una semana inolvidable», agrega.

Con dos metales dorados colgados del cuello, reconoce que tanto la presea de Argentina como la de Biarritz tiene el mismo valor: «Las dos tienen su mérito.En 2002 tenía 18 años, ansías pasar al profesionalismo y es muy bonito. Pero en esta tenía más experiencia y el día a día lo he valorado más». «Obviamente», prosigue, «en 2002 me quedo con la amistad con Gorka yCecilio así como con los navarros Yoldi, Otxotorena y Mendueta. Mientras que en este Mundial he convivido mucho con Retegi y Espinal en el mano a mano así como Labaka, Aldave y Canabal». 

La próximo cita será en la localidad argentina San Luis en 2026, dentro de cuatro años. El zaguero de Villar de Torre no se fija en el próximo ciclo mundialista:«Hay que ir año a año.  Me gusta seguir disfrutando de la pelota, entrenando y ójala pueda llegar a esa cita».

Merino II y Retegi Bi, también presente en Biarritz, son dos de los damnificados por el estado precario de la pelota profesional. El doble campeón, en cualquier caso, ha aprovechado la oportunidad labortana para reivindicar su valía. «Cuando sales del profesionalismo parece que se acaba todo pero, por suerte, he sabido dar la vuelta a la situación. Lo pasé mal en su día, mentalmente no fueron buenos momentos aunque de lo que se trata es de disfrutar siempre de la pelota».

Pese a su abrupto adiós a la pelota profesional, el menor de los Merino se queda con los momentos buenos, como «la victoria por Parejas que, siendo sinceros, es el único trofeo al que podemos aspirar los que somos zagueros». El sábado pudo sumar otro entorchado más, «el más preciado que hay en el campo aficionado, el Mundial».

Con el adiós de Titín, Untoria, Cecilio, los Merino y el mayor de los Esteban se puso fin a la década dorada de la pelota riojana. Sin embargo, desde su punto de vista no hay motivos para ser pesimistas:«No está tan mal. Había más cantidad, eso es cierto pero ahora hay cuatro profesionales y Darío está haciendo un papelón, demostrando lo gran pelotari que es. Todo necesita su proceso y él ha ido poco a poco labrándose su camino».«Creo que si las empresas le dan tiempo, Zabala y Salaverri también pueden llegar a lo más alto», agrega consciente de que la paciencia no es una virtud empresarial.

Con el Mundial 2026 asignado a San Luis y el 2030 a Bilbao y Gernika, La Rioja es el único territorio pelotazale que no ha disfrutado de la «experiencia mundialista que es única». «Ójala La Rioja pudiese acoger un Mundial, sería algo precioso», se despide un zaguero con un currículo muy difícil de igualar.

ARCHIVADO EN: Argentina, La Rioja, Bilbao