scorecardresearch

Una cantada inesperada

El Día
-

Serantes, lesionado desde el 25 de septiembre, y la UDL separan sus caminos de forma inesperada

Serantes atiende a La 7 de La Rioja el pasado 8 de septiembre en el Mundial. - Foto: Óscar Solorzano

Todos los aficionados de la Unión Deportiva Logroñés esperaban que el club anunciase la recuperación de Jon Ander Serantes(Barakaldo, 1989), lesionado desde el 25 de septiembre, y sin embargo los seguidores se vieron sacudidos por la noticia, en cierto modo inesperada, de que el meta vizcaíno ya no forma parte de la entidad. Jugador y club llegaron a un acuerdo para poner fin a una relación que, en circunstancias normales, hubiese concluido el mes de junio, al término de su segunda temporada defendiendo la portería logroñesa.

Serantes es desde el mediodía de ayer historia de la UDL. Fue, sin lugar a duda, el mejor fichaje del verano de 2021 -entre sus múltiples méritos destacaba un ascenso a Primera con el Leganés- y lo fue el pasado año porque el vizcaíno, ante los insistentes rumores sobre su posible salida, confirmó que continuaba un curso más en la entidad con la que tenía contrato en vigor.Sin embargo, el meta no acabará el curso como blanquirrojo.

Su salida, a efectos competitivos, no supone un quebranto en el corto plazo. La dirección deportiva fue previsora en julio ya que incorporó, hasta junio de 2024, a GonzaloCrettaz al tiempo que hizo ficha con el primer equipo a Víctor Pradas, que aún no ha debutado.El argentino y el logroñés serán los encargados de cuidar la portería blanquirroja aunque dentro de un mes, con la apertura del mercado invernal, la entidad podría volver a fortalecer esta posición toda vez que el canterano aún no ha debutado con el primer equipo.

Los méritos de Jon Ander Serantes no se discuten. Junto con Guarrotxena y Dubasin fueron los mejores de una aciaga 2021-22, temporada en la que los blanquirrojos cumplieron con el objetivo de mínimos de clasificarse para el 'play off'.

Serantes fue titular indisctutible hasta el punto que sus ausencias coincidieron con los peores momentos deportivos del equipo dirigido por Mere Hermoso y por Albert Aguilà.Estuvo bajo palos en veinticinco partidos, en los que encajó dieciocho goles. El vizcaíno dio muchos puntos al bloque riojano. Sus ausencias fueron cubiertas por Miralles y Álex Daza, con ficha aún en el segundo equipo, que no pudieron hacer frente a la sombra del meta vasco. Serantes regresó en la recta final del curso y, aunque jugó en Ferrol, no pudo evitar la eliminación ante el Villarreal B (3-1).

Su continuidad el pasado verano estuvo en entredicho aunque, finalmente, Serantes decidió cumplir con su contrato. Dupi se cubrió las espaldas incorporando a Gonzalo Crettaz, ex de Málaga y que coincidió con el segoviano en el Badajoz, que arrancó la temporada desde el banquillo.

Serantes fue titular ante Nàstic (2-2), BilbaoAthletic (0-1), Real Unión (0-3), SDL(1-3) y Atlético Baleares (1-2). Fue en el Estadio Balear cuando se echó mano al cuádriceps. Aguilà no tenía cambios y, pese a sus evidentes síntomas de dolor, acabó el encuentro. Fue su última parada al servicio de la Unión Deportiva Logroñés. Desde ese día, Crettaz ha sido el titular, incluido el partido de Navalcarnero de la primera ronda de Copa del Rey.

Si en la 21-22 el vizcaíno tuvo intervenciones prodigiosas, en el primer mes de competeción el ex meta del Fukuoka no fue determinante. Encajó siete goles, una cifra a la que no estaba acostumbrado, y solo fue capaz de dejar su portería a cero ante el Real Unión. Su sucesor ha recibido cinco en ocho duelos (en la mitad de ellos logró mantener inalterada su portería).

Conocido su adiós, aún no se sabe si el ex de Barakaldo, Athletic B, Lugo, Tenerife, Leganés y Fukuoka se marcha de Logroño para volver a Japón.