scorecardresearch

"Tensa calma e incertidumbre" en Ucrania

Rebeca Palacios (Efe)
-

El riojano Rafael Moreno cumplirá veinte años de trabajo en diferentes proyectos en el país y colabora actualmente como voluntario en Kiev con la ONG Coopera en Ucrania

Rafael Moreno Catalá, voluntario de la ONG riojana Coopera en Ucrania, ha asegurado a Efe desde Kiev, en una conversación telefónica, que la situación en el país es de "tensa calma", con mucha "incertidumbre" entre la población, porque "en solo una semana puede llegar a producirse una catástrofe o no ocurrir nada".

Moreno Catalá (Barcelona, 1960), quien el próximo mes de abril cumplirá veinte años de trabajo en diferentes proyectos en Ucrania, tiene pendiente de la evolución política del país comenzar a trabajar dentro de dos meses como profesor de historia universal para alumnos de Secundaria.

Como ya había trabajado con la organización catalana Acción Familiar en otro proyecto similar en Ucrania, en 2016 comenzó a colaborar con Coopera en un programa de educación y ayuda para niños ucranianos en riesgo de exclusión social y extrema pobreza en la región de Lviv, junto a la frontera polaca.

Procedentes de orfanatos, estos menores se quedan en la calle cuando cumplen 16 años con "una formación muy deficiente y muchas carencias, sobre todo afectivas", sin estar preparados para integrarse de forma adecuada en la sociedad y mucho menos para valerse por sí mismos, ha relatado.

Por ello, la gran mayoría de estos menores acaban víctimas de la prostitución, las drogas y la delincuencia, ha constatado este profesor.

"Cuando estos chicos salen al mundo, el mundo se los come. La sociedad de Ucrania está muy deteriorada por la pérdida de valores, por el influjo del comunismo y los efectos de la guerra. Hay mucha corrupción y mafias", ha asegurado.

El programa SOS Ucrania de Coopera, ONG nacida en 1994 y que apuesta por la educación como motor del progreso, incluye un proyecto educativo de acogida en familias españolas en verano, que proporcionan los modelos y "referentes positivos" que les faltan a estos niños.

En estos 20 años, en los que ha calculado que habrán acogido a entre 400 y 500 menores ucranianos, han conseguido "unos resultados espectaculares", ya que "niños por los que nadie daba un céntimo han salido adelante, después han formado una familia y han sido capaces de regenerar el país".

Así, ha explicado, con este programa educativo se lograr romper el "círculo vicioso" de esos jóvenes que caen en las drogas o la prostitución, tienen hijos y esos niños acaban en un orfanato, como sus padres.

Debido a la pandemia, en los últimos dos años, los niños no han podido viajar a España y, ante la "incertidumbre" de la situación actual "tan complicada", ha reconocido que está en el aire el viaje del próximo verano.

Aunque no vive de forma permanente en Ucrania, Moreno Catalá desarrolla su trabajo en la parte oeste del país, junto a Polonia, por lo que si hubiera una guerra, no cree que afectase a todo al país y considera que se centraría más en la frontera rusa, aunque ha reconocido que puede darse "cualquier posibilidad" porque el país es "un polvorín".

Los ucranianos ya están "acostumbrados" a una situación así porque han pasado ocho años "en guerra", desde que Rusia se anexionó la península de Crimea y las regiones orientales de Donesk y Lugansk, ha explicado, dado que su "vecino" Vladimir Putin -presidente de la Federación Rusa-, "de vez en cuando, hace exhibiciones de fuerza".

"Pero ahora la situación parece más seria. En el país están preocupados porque lo mismo puede que no pase nada o que estalle una guerra. Nadie sabe qué va a suceder, pero Putin no da puntada sin hilo, si hace algo así, es porque espera conseguir algo", ha reflexionado.

A su juicio, los ucranianos son un gran pueblo, con mucha cultura, que ha sufrido muchísimo en su historia, son pacíficos por naturaleza y se han dedicado tradicionalmente a la agricultura, ya que fueron "bendecidos" con unas tierras negras muy fértiles, que les han proporcionado grandes cosechas y no han tenido necesidad de pelearse con nadie.

"Ucrania no ha provocado directamente ninguna guerra, pero todos sus vecinos han implicado al país directamente en alguna", ha recalcado.

A pesar de que se dice que los eslavos son "fríos", ha asegurado que los ucranianos son "muy cariñosos", valoran mucho las cosas y son "buena gente".

Por último, este voluntario de Coopera ha alertado de la existencia de una organización que ha difundido el bulo de que hay escasez de comida en los orfanatos de Ucrania para recaudar dinero, una noticia que es "mentira", por lo que ha criticado que "haya gente que se lucre a costa de los buenos sentimientos de los demás".