scorecardresearch

La presa de Enciso casi llena prepara su vaciado

Bárbara Moreno
-

El alcalde de Enciso pide a la CHE que se autoricen actividades de ocio en el pantano, al que solo le queda un metro para la cota máxima, que activará el desembalse como otra fase de la puesta a punto

La presa casi llena este lunes 30 de mayo de 2022 - Foto: Bárbara Moreno

El agua de la presa de Enciso está a un metro de que alcance su cota máxima. Solo queda 1,3 hectómetros cúbicos de agua para llenarse, por lo que cualquier episodio de lluvias podría acelerarlo. Es la primera vez que el pantano alcanza esta cota de llenado, (44,9, de los 46,2  hectómetros cúbicos). Y, a la espera de que se colme, que se prevé que será en unas semanas, a partir de ahí entrará en la última fase de su puesta en carga. Después de un mes aproximado en el que estará con esta capacidad de agua para comprobar que todo el sistema de desagüe y de retención funciona correctamente, se empezará a soltar agua de forma más rápida para vaciar de nuevo el embalse casi del todo y volver a llenar el vaso. A partir de entonces la presa de Enciso entrará en funcionamiento de forma real. Aunque cierto es que hasta ahora, y en estas fases de prueba o de puesta en carga la presa ha hecho ya su función porque ha permitido que el río Cidacos tuviera agua suficiente todos esos meses, y se han evitado inundaciones cuando se han vivido un par de crecidas extraordinarias.
Desde la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), informaban ayer de que la suelta de agua se hará en función de la que entre en el embalse. Por un lado se mantiene el caudal ecológico, y por otro se suelta el agua para riego. Las sueltas en las puestas en carga se hacen para mantener unos escalones de llenado y suponen una velocidad máxima de ascenso de nivel del embalse y unos parones cada cambio de escalón donde el nivel se mantiene constante. Una vez lleno, hay que vaciarlo prácticamente del todo. La puesta en carga es un proceso técnico complejo con el objetivo de comprobar el comportamiento de la presa y las laderas. Y a su conclusión el embalse pasa a la fase de explotación ordinaria como infraestructura.  
El gran uso del pantano será el de mejorar el agua de boca a más de 70.000 habitantes de La Rioja Baja, o al menos esa era la idea a la que los ayuntamientos se deben ir sumando en un proyecto mancomunal. Lo que está claro es que con la presa se va a abastecer a los regantes de 6.000 hectáreas y que se van a crear otras 3.000 hectáreas de regadío. Y a partir de ahí, y con el pantano de Enciso más cerca de poderse usar, desde el Ayuntamiento de Enciso lo tienen claro, y quieren que sea un servicio hidráulico que además les permita su uso recreativo. El alcalde de la localidad, Ricardo Ochoa, explicaba a pie de la gran pantalla de agua que hace meses ya presentaron a la CHE una memoria con las actividades que les gustaría poder desarrollar en el pantano. De la mano de la empresa de turismo activo y de aventuras Moscaventur, desarrollaron una memoria y un proyecto totalmente detallado sobre los usos deportivos que podrían desarrollar en este pantano tales como surf paddle surf, para hacer uso de pedaleras, plataformas de trampolines  y por su puesto para nadar.


La playa en Las Ruedas.

De hecho, si hasta ahora podría haber dudas sobre dónde ubicar la posible zona de baño o la 'playa', desde el Ayuntamiento de Enciso  lo ven con claridad. Después de ver in situ cómo se llena el embalse, cómo se comporta la gran pantalla de agua, y con el pantano casi al máximo, se puede ver cómo está todo, y qué silueta ha tomado el embalse. Y la playa, zona de baño o el embarcadero flotante y todo lo que tiene que ver con el servicio náutico podría situarse precisamente donde antiguamente se encontraba la aldea de Las Ruedas de Enciso. El lugar que tuvo que expropiarse para construir esta infraestructura y que ahora quizás pueda ser un lugar más que beneficiario para todos los vecinos de la zona.
Desde la CHE indicaron ayer que los usos lúdicos dependen de lo que permita el propio pantano y la época del año. Pero, en principio «se podrá nadar y hacer actividades al aire libre». A esto añadieron que son los ayuntamientos en los que se ubican los pantanos los que tienen que solicitar y poder hacer este tipo de actividades, y son los que dotan de seguridad estos supuestos usos. Pero, en aguas tranquilas, o lejos de zona de desagüe o de pared de presa se puede otorgar ese uso tanto de nado como de uso.  Ya que, en ríos o embalses, «no está prohibido el baño». «Pero son entornos en los que hay que tener cuidado, tienen peligro, y para eso se recomienda bañarse solo en zonas de baño autorizadas por las comunidades autónomas», detalló desde la CHE con más cautela.


¿25 años de obras?

En 1997 el Boletín Oficial del Estado publicó el proyecto de la presa de Enciso. En el 2000 se adjudicó la obra pero hubo modificaciones. En 2009 se volvieron a adjudicar. Se iniciaron y pararon dos veces. En el 2017 volvieron a reanudarse. El presupuesto creció desde los 61 millones presupuestados de inicio a los más de 123 millones gastados. La puesta en carga o inicio de llenado comenzó en enero de 2019.
Lo que está ya claro es que a pie de presa, en la misma barandilla de la pared de presa que por cierto quedará para siempre cerrada al público para evitar entre otras cosas suicidios, ya se puede ver cómo en pocos días el agua saltará por el sobradero de los tres agujeros y empezará a salir por la pared y sus escaleras y crear una cascada natural por los escalones de esta monumental obra hidráulica, una de las más altas de las presas de la cuenca del Ebro.

En cifras

105 metros de altura tiene la pared de presa desde los cimientos y  89 desde el nivel de agua. Una de las mayores de la cuenca del Ebro. Con una capacidad de 46,2 hm3. Está al 97,3%.

40 meses son los que lleva en pruebas la presa de Enciso. En enero de 2019 comenzó a llenarse es lo que se llama puesta en carga. Se ha ido vaciando cada ciertos metros para ir comprobando el vaciado.

122 millones de euros es lo que ha costado la obra de la presa y expropiaciones de Enciso, el doble de lo presupuestado al inicio.