El comercio apela a mantener horario con menos aforo

Feli Agustín
-

«Igual sería mejor que nos forzaran al cierre para poder utilizar los ERTE», creen las Cien Tiendas, que defiende también establecer un horraio ininterrumpido

Las tiendas de ropa se verán perjudicadas en pleno periodo de rebajas. - Foto: Óscar Solorzano

Además de la hostelería, es el comercio el otro sector que sufrirá las consecuencias de las nuevas medidas restrictivas adoptadas por el Gobierno regional para lograr atajar la extensión de un virus del que ya se han contagiado más de 20.000 riojanos.

Las diversas asociaciones de comerciantes de Logroño -principalmente Cien Tiendas, Acovara, Zoco y el Casco Antiguo - , en colaboración con la Cámara y la FER intentan desde este miércoles que el Ejecutivo de Concha Andreu permita introducir modificaciones a las medidas previstas que alivien el daño que preven les van a causar. «Estamos todos muy preocupados y entendemos que si se reduce el horario de los comercios se va a aumentar la concentración de clientes, que es lo que se intenta evitar», argumenta Daniel Ochoa, presidente la asociación de las Cien Tiendas, que constata que se mantuvieron abiertos durante el cierre de la hostelería en Logroño,  el mes de noviembre, sin que aumentaran los contagios, «más al contrario, se redujeron».

A este posible aumento de los clientes en el horario de apertura, el comerciante suma otra desventaja que implica el cierre a las 5 de la tarde para los establecimientos, principalmente de ropa, ya que no podrán aprovechar el periodo de rebajas que aliviaría los perjuicios que vienen sufriendo.

«Igual sería mejor que nos forzaran al cierre para mandar a los empleados al ERTE y poder negociar con los propietarios el pago del alquiler», afirma Ochoa, que constata que se verán obligados a cesar la actividad justo en el momento en el que se inicia el mayor flujo de clientes. «Estaremos abiertos, vamos a facturar menos de la mitad con los mismos gastos,nos están ahogando porque no podemos recurrir a ERTE y nos privan de los momentos de mayor venta; asílas cuentas no salen», constata el librero, que insiste en que los comercios son espacios seguros, «como ha quedado demostrado;la gente no se contagia en las tiendas».

Propuestas. Relata la crítica situación que están atravesando muchos negocios, que «con este ahogado final van a caer en efecto dominó», vaticina Ochoa, que expone un conjunto de propuestas que favorezcan al comercio. Así, plantea que puedan continuar con el actual horario de apertura, aunque se reduzca el aforo al 30%  o «al que consideren las autoridades sanitarias más oportuno», o facilitar el horario ininterrumpido y propiciar que no se cierre a mediodía.

«Intentaríamos, como siempre, hacerlo lo mejor posible, todo con el objetivo de que el impacto económico sea el menor posible», afirma el presidente de la asociación de las Cien Tiendas, que entiende, no obstante, la necesidad de adoptar medidas para contener el virus.