scorecardresearch

La Rioja bate cifras de afiliaciones con ligera caída del paro

Feli Agustín
-

Encontraron trabajo 70 personas, la cifra más baja en ese mes desde 2008, fruto de la desbocada inflación. En 2022, servicios ha generado dos de cada tres empleos

Servicios ha movilizado el empleo durante el primer semestre, con 747 parados menos, de los que 152 lo fueron en junio. - Foto: Óscar Solorzano

La Rioja ha finalizado junio con 14.170 personas sin trabajo, de tal manera de que cierra el primer semestre del año con la mejor cifra de paro desde 2008, unos datos que, de manera general,  han dado por buenos tanto el Gobierno de La Rioja como los agentes sociales. Con una tasa que se sitúa por debajo del 9%, es una de las mejores del país, como destacó el Ejecutivo, que mencionó  que supone la menor nivel de desempleo de la serie histórica en un mes de junio desde 2008.  Sin perjuicio del optimismo gubernamental, que añade que «continúa consolidándose mes a mes el cambio de tendencia propiciado por la reforma laboral», el paro bajó en junio, según informó el Ministerio de Trabajo, solo en 70 efectivos, lo que la convierte en la cifra más baja en ese mes desde 2008 , exceptuando, eso sí, 2020, cuando la cifra se incrementó en 162 personas.

 A expensas de comprobar la evolución futura, la elevada inflación -los precios subieron en La Rioja en mayo el 9,2%, 4 décimas más al mes anterior, con la previsión de que junio no sea mejor- puede comenzar a cobrarse peaje en el mercado laboral y boicotear la creación de empleo. De momento, y como suele ser habitual en el estío, servicios ha liderado la mejoría el mes pasado, al recortar el número de parados en 152 personas.

Con 3.803 parados menos que hace un año, 1.154 han encontrado empleo desde enero, periodo en el que ha descendido en todos los sectores, a excepción de quienes no habían trabajado nunca. Al igual que en junio, ha sido el empleo en servicios el que ha tirado del mercado  laboral y dos de cada tres nuevos trabajadores, 747, pertenecían a este sector. Industria también ha presentado buen comportamiento durante el primer semestre del año y ha generado 215 empleos, de los que 18 lo fueron en junio. El fin de algunas campañas en el campo durante el mes pasado ha provocado que fuera agricultura el sector que más parados sumo, 118 efectivos, aunque en el conjunto de este año ha descendido en 149.

Solo el grupo de personas que no habían desarrollado ninguna actividad previa ha añadido nombres en las oficinas de empleo de La Rioja;39 desde enero, de los que dos lo fueron en junio.

Respondiendo al aumento del paro en agricultura, junio sumó desempleados, en concreto 20, en junio, mientras que descontó 90 mujeres. En un año hay 1.411 menos hombres apuntados al paro, frente a 2.392 féminas. En los primeros seis meses de 2022,  la caída del número de personas sin trabajo ha sido muy similar entre ambos sexos, 575 mujeres, frente a 579 hombres. Con ello, la tasa de paro entre los varones se sitúa en el  6,74 % (2,69 puntos por debajo de la media nacional) y la femenina en un 11,45% (4,23 puntos menos).  

Récord de afiliación. A pesar del leve descenso del paro, la afiliación a la Seguridad Social bate récords y ha superado, por segundo mes consecutivo, los 135.000 cotizantes. Así, la afiliación media subió el mes pasado en 211 trabajadores hasta los 135.550, esto es, 4.630 más que hace un año. Hay 110.392 afiliados en el Régimen General, de los que 103.08 se engloban en el sistema general, 4.763 en el agrario y 2.542 en el de empleadas del hogar; mientras 25.158 son autónomos. Se registraron 71.333 afiliaciones de hombres y las mujeres sumaron un total de 64.217.

La contratación se contrajo respecto a mayo y se firmaron  en La Rioja 13.306, con una bajada de 1.227 respecto al mes anterior, un descenso que solo ha afectado a nueve de las 50 provincias del país. Sigue en aumento la contratación indefinida, mientras  8.892 contratos han sido de carácter temporal. Un total de 4.414 son fijos, el 33,17%, «tendencia propiciada por la reforma laboral y que se refuerza mes a mes», recalca el Gobierno de La Rioja. 

El mayor número de contratos se registró en servicios con 6.718, agricultura, con 3.453, industria con 2.747, y construcción con 388.

Las reacciones. Las reacciones a las cifras de paro fueron ayer, en general coincidentes, aunque con matices y, con la satisfacción de una cifras que mantienen la tasa de paro por debajo del 10% y el número de cotizantes por encima de 135.000, los representantes políticos y los de los agentes sociales introdujeron aspectos que recomiendan  cautela. Así, la presidenta del Gobierno, Concha Andreu, entiende que «podemos estar contentos», aunque apeló a la prudencia. Según informa Efe, afirmó que «el dato mensual, puntual y aislado tiene un valor, pero el importante es el de la progresión», comprobar que la sucesión de datos apunta a la disminución del desempleo. A ello sumó el «cada vez más importante porcentaje de contratos indefinidos, gracias a la reforma laboral» del Gobierno de España.

«Tenemos que estar animados, no bajar la guardia y seguir el trabajo de la mano de las empresas para que esas inversiones que ya nos han anunciado, y las que van a venir, sean reales y hagan lo que tienen que hacer, que es promover el número de empleos», argumentó.

Por su parte, el presidente de la  Federación de Empresas (FER), Jaime García Calzada, valoró el contexto global anual como «positivo», pero destacó los datos menos alentadores de junio. En su opinión, la «difícil» situación a la que hacen frente pymes y autónomos se refleja en el empleo. «Somos campeones en el paro», dijo el presidente de la patronal, que comparó el 12,3% de la tasa de desempleo en España con  la de la eurozona, que se situó el mes pasado en un 6,5% y se encuentra en mínimos históricos. 

«Especialmente preocupante es la subida de los precios de la energía, de los combustibles y de las materias primas, que no dan tregua, un consumo que se está frenando semana tras semana y un contexto internacional afectado por el conflicto bélico de Ucrania», asegura la patronal, que alerta de una situación de mucha «incertidumbre e inseguridad» para las empresas, que obliga a poner inmediatamente en marcha un plan de choque nacional que pueda aportar soluciones.

La subida de precios es también el aspecto donde ponen el foco los sindicatos y, así, UGT señala que «en un momento en el que se sigue creando empleo y donde existen unos niveles de inflación tan altos es fundamental subir los salarios». Apela  a ser «más contundentes y ambiciosas de cara a contener el incremento descontrolado de los precios y limitar los desorbitados beneficios de las grandes empresas». En parecidos términos se expresa CCOO, que considera que «urge tomar medidas» que acompañen los buenos datos de empleo «para el control de los precios», fundamentalmente en bienes y servicios básicos, así como actuar sobre las causas de la subida de los precios energéticos y lograr un «reparto equilibrado del ajuste entre todas las rentas».