scorecardresearch

Estafeta con glamour y esencia art déco

Bárbara Moreno
-

El único hotel de cinco estrellas de Logroño, el Áurea Palacio de Correos, abrirá en noviembre y contará con restaurante, bar y terraza a pie de calle, además de con una azotea que se abrirá al público

Hospedaje con correspondencia y esencia neobarroca

Los leones de Correos que durante décadas daban la bienvenida a los logroñeses y que un día fueron para muchos el buzón de cartas de añoranzas, recados, y mensajes de amores y no tan amores, en breve darán la bienvenida a los huéspedes que quieran alojarse en el único hotel de cinco estrellas de Logroño. Y estos podrán comprobar el alma de uno de los edificios más emblemáticos para la ciudad, que se ha recuperado después de que haya estado cerrado durante 15 años y que por poco tuvo que declararse en ruinas. 

Tras una ardua labor de reconstrucción sostenida por una interacción entre el pasado y el presente, la plaza de San Agustín volverá a lucir como en aquellos años 30, con un edificio emblemático representante del estilo neobarroco y con esencia art déco. Ya se puede apreciar el imponente edificio que ha recuperado la ciudad para el que han tenido que excavar todo el espacio manteniendo y sujetando solo la fachada. El Áurea Palacio de Correos, de la compañía Eurostars Hotel Company, de Hotusa, hace un guiño en todo momento a lo que fue la oficina central de Correos.

El director de área de Eurostars, Borja Cermeño, junto con el arquitecto de la obra, Daniel Isern, visitaron este jueves las obras junto a periodistas y destacaron el gran trabajo que se ha tenido que hacer para reconstruir un edificio que encontraron casi en ruinas y que llevaba 7 años apuntalado y cerrado desde 2004. Y han tenido que recuperar al 100% su fachada original.

El nuevo hotel tendrá una superficie de 3.360 metros cuadrados y contará con  41 habitaciones en tres categorías (doble superior, doble Premium y las exclusivas Junior Suite Torreón). Han respetado la volumetría del anterior edificio, y han excavado dos pisos hacia abajo para crear un espacio de spa con  una piscina y saunas, servicio de masajes y gimnasio, además de un parking para 13 vehículos en la planta más baja, al que se accederá por la calle Portales en un ascensor para vehículos. 

La apertura está prevista para finales de octubre o principios de noviembre, la demora, según ha explicado Cermeño se ha debido a la pandemia, ya que la intención era abrir en el primer semestre de este año. Y el objetivo es crear entre 20 y 25 empleos directos. El proceso de selección ya ha comenzado, si bien contarán también con personal ya con experiencia que trabaja en otros hoteles de Eurostars en La Rioja (el Marqués de Vallejo  y Rúa Vieja de Logroño y Agustinos de Haro). La inversión inicial de 12 millones de euros se ha mantenido.

Junto al hotel se abrirá un restaurante, Matasellos, que está pensado no solo para los huéspedes del hotel sino que estará abierto al público con productos riojanos con una amplia carta de vinos.  «No será un restaurante de aspiraciones de estrella michelín, se ha pensado también en tapas y raciones». También habrá servicio de bar con terraza en la calle. Y se espera que el Ayuntamiento conceda en breve el espacio que se pueda ocupar.

Y la joya de la corona estará en una terraza al aire libre en lo que quiere ser una azotea en el segundo piso que aún no se ha decidido que acogerá, posiblemente, explicó Cermeño, un espacio abierto al público para coctelería o bar. Este espacio, que cuenta ya con una barra de bar, tiene más de 100 metros cuadrados con vistas a la plaza San Agustín y al Museo de La Rioja. Este espacio que presumiblemente esté abierto al público (aunque no sea huésped del hotel) abrirá en primavera.

Este hotel boutique hace un guiño en todo momento a Correos y se han recuperado las esencias arquitectónicas del edificio. Así como el glamour propio de una época que evoca al lujo pero que no quiere ser una copia de lo antiguo, sino un reconocimiento al mismo, según indicó el arquitecto, tras explicar que se utilizan materiales de terciopelo, dorados, vidrios, granitos y molduras.

Este será el segundo hotel de la firma que se abrirá bajo la etiqueta Áurea, que será la marca más alta de la compañía hotelera solo dedicada a los hoteles más emblemáticos que tienen en el mundo por su valor histórico o cultural.  Se trata, según explicó Cermeño, de una marca que se presentará en próximas semanas.