scorecardresearch

Los ultras meten en problemas a la UDL

El Día
-

El partido ante el DUX fue interrumpido de forma momentánea por gritos racistas; la entidad emite un comunicado en el que "condena" estas actitudes y asegura que "no las vamos a tolerar"

UDL y DUX firmaron tablas en Las Gaunas en un duelo que fue momentáneamente interrumpido por gritos racistas. - Foto: DUX Internacional

La afición ultra ha vuelto a poner en problemas a la Unión Deportiva Logroñés que el sábado empató con el DUX(1-1), en un encuentro insustancial en lo futbolístico pero que se veo interrumpido en el minuto 43 después de que el colegiado del encuentro evidenciar insultos racistas de parte de la grada hacia el portero del DUX, Mukinaye.  

El experimentado colegiado Albert Catalá reflejó lo siguiente en el acta: «En el minuto 43 de partido se ha retrasado la reanudación de un saque de banda debido a que desde la grada situada detrás de la portería, saliendo de vestuarios a mano derecha (el Fondo Sur, donde se ubica el grupo ultra el Viejo Fondo), diversos aficionados del club local, identificados por sus bufandas y sus banderas, se han dirigido al portero visitante, gritando, en los siguientes términos: '¡MONKEY, MONKEY!'. Se ha comunicado dicha incidencia al delegado de campo y se ha avisado por megafonía para que no se volvieran a producir más insultos de este tipo, no repitiéndose este hecho en el resto del partido».

Se trata del cuarto incidente reprobable de la temporada. En el partido ante el Racing, el primero con público tras la pandemia, dos aficionados fueron expulsados del estadio y, en las inmediaciones del mismo, pegaron a seguidores del Racing. Además, en San Mateo, ex miembros de este grupo ultra agredieron a Jero Lario, portero de la SDL, y a la novia de un jugador. Además, en el encuentro ante Unionistas, como acreditaron los medios salmantinos,  aficionados de la UDL se marcharon del Reina Sofía realizando el saludo fascista.

Al respecto de los gritos racistas, el club emitió un escueto comunicado en sus redes sociales en el que reza lo siguiente: «En el partido de ayer, tal como refleja el acta arbitral, se produjeron una serie de insultos racistas que no representan a nuestra afición y a nuestro club. Desde la UD Logroñés rechazamos y condenamos estas actitudes y no las vamos a tolerar». Como conscuencia de estos gritos, el club se arriesga a una multa económica y al cierre (parcial o total) del estadio.