La UR apuesta por las clases presenciales

Feli Agustín
-

Limita la docencia online a casos «muy específicos». El curso se inicia el 5 de octubre con la habilitación de aulas espejo cuando se supere el aforo y la concentración en la misma franja horaria de las materias que deben impartirse en línea

Las cales de la UR, preparadas para las aulas espejo. - Foto: El Día

Con la «moderada tranquilidad» que ofrece haber partido de un plan de contingencia que se esbozó en julio, aunque a la vuelta de vacaciones ha tenido que someterse a modificaciones para acatar las instrucciones del Ministerio dirigido por Manuel Castells, la Universidad de La Rioja (UR) tiene ya prácticamente todo listo para comenzar un curso de enseñanza presencial el próximo 5 de octubre.
«A pesar de que el plan estaba prácticamente zanjado antes del verano, hemos tenido que adecuar las distancias y el número de personas que pueden acceder a cada aula», explica Javier García Turza, secretario general de universidad pública riojana, que asegura que todos los departamentos están «cerrando los mínimos detalles». Tal es el caso del Edificio Científico Tecnológico, que alberga gran parte de los laboratorios de prácticas, y ha realizado un estudio «tan sumamente minucioso» que va a facilitar impartir docencia online únicamente a cuatro de cien asignaturas. Para ello, ha habido que introducir una serie de cambios, como los lugares y horarios en los que se van a enseñar dichas materias para lograr que «todo el mundo pueda asistir en persona». Así que estas cuatro asignaturas online contarán con sus clases prácticas de forma presencial, con lo cual la enseñanza en linea se va circunscribir a casos «muy específicos».
Y todo ello con el objetivo claro de apostar por la presencialidad, que es la «vocación de la UR y que hay que intentar cumplimentar siempre que las circunstancias lo permitan», afirma este profesor de historia, que señala que todas las facultades están trabajando en la misma línea. 
«Didáctica, magisterio y otros grandes grupos están ofreciendo también respuestas muy positivas para que la mayor parte de los alumnos acudan a clase de manera presencial», añade García Turza que, no obstante, puntualiza que esta circunstancia no evitará que sea necesario recurrir a aulas espejo.


¿Qué son las aulas espejo? Son salas anexas o no a las que un profesor imparte una clase presencial con el aforo completo;estos alumnos verán a través de un pantalla al docente y podrán realizar las mismas consultas que los estudiantes que comparten espacio físico con él.
Lo que, de entrada, han descartado los gestores de la URes dar clase en las aulas magnas de las distintas facultades que, al carecer de mesas, obligaría a los alumnos a tomar apuntes «sobre las rodillas» o la pala de la silla, «algo que está totalmente desaconsejado» porque provoca un importante sufrimiento a la espalda. 
No obstante, García Turza reconoce que en determinados grupos o materias será imprescindible ofrecer clases en línea, que se impartirán en la misma franja horaria, diferenciándolas del horario presencial para facilitar la comodidad del alumnado,
No ha sido necesario aumentar horarios, aunque sí se han realizado «desdobles puntuales», pero no se ha incrementado personal «porque el Ministerio prohibió el aumento de plantillas», de tal manera que esta posibilidad «ha sido inviable». El secretario general de la URafirma que en los laboratorios «no se debe presentar ningún problema», teniendo en cuenta que se han aplicado todas las normas de seguridad requeridas. 
Javier García Turza informa de que, mientras sea posible, van a desarrollar las actividades extraescolares bajo los criterios sanitarios o de limitación de aforo en el caso, por ejemplo, de conferencias.
El secretario general de la URincide en el importante papel que para la universidad riojana tienen las actividades que se desarrollan en el campo, que quieren que se sigan  llevando a cabo. «El objetivo es mantener la vida diaria con cierta normalidad», afirma el profesor, que quiere enviar un mensaje de «tranquilidad» porque se han puesto al alcance de los alumnos todos los medios sanitarios. «Vamos a intentar, por todos los medios y con mucho ánimo, llevar adelante las actividades previstas y sacar el curso adelante», concluye.
Así las cosas, la empresa riojana Inoxmar Entreacerox ha donado a la Universidad de La Rioja la instalación, en un aula de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial, de mamparas de policarbonato para individualizar los puestos de los estudiantes, ofreciendo medidas de seguridad ante la pandemia de la covid-19; estas mamparas se instalan de forma que el mobiliario no se perjudica.
Inoxmar Entreacerox ha patentado un perfil metálico ranurado longitudinalmente para el alojamiento de láminas de cualquier material existente (cristal, polímeros, férricos, orgánicos, etc.) que permite formar mamparas protectoras. El perfil está diseñado para poder adaptarlo a distintos diseños de mamparas. En este caso, es de policarbonato, un material prácticamente irrompible con el que la lámina queda totalmente enmarcada en el perfil ranurado. Esto ofrece la ventaja de evitar aristas de corte y es fácilmente adaptable para la formación de la división de mamparas en los pupitres de los alumnos. Los sistemas de fijación  no restan espacio, dado que se hacen en la parte exterior de la superficie de trabajo.
La donación se completa con otro modelo de mampara, portátil y con ruedas, para el profesor, lo que, en conjunto, aumenta la seguridad ante la posible transmisión de micropartículas.