scorecardresearch

Ganando el futuro

Feli Agustín
-

El decano de los economistas «da un tirón de orejas» a la administración, que «no fomenta» los planes de pensiones de empresa, que opina que deben figurar en los convenios

Una señora saca dinero de un cajero automático. - Foto: Ingrid

Con el gasto mensual en pensiones marcando un récord de 11.902 millones tras revalorizarse con la subida del 8,5% del IPC, lo que supone un 11,7% del PIB, [la delegada del Gobierno, Beatriz Arraiz, explicará hoy como esta subida se concreta en La Rioja], el presidente del Colegio de Economistas, Ernesto Gómez Tarragona, lamenta que los ahorros acumulados por los españoles durante la pandemia no se hayan convertido en reservas a largo plazo.

«Hay que dar un tirón de orejas a las administraciones que no están fomentando los planes de pensiones de empleo, que no acaban de funcionar», señala el economista, que argumenta que un trabajador que «cobra poco más mil euros se va a mostrar reacio a que se le retengan  100o 150 euros al mes para su futura jubilación».

Reitera que los planes de pensiones de empleo no están funcionando ante la carencia de incentivos suficientes para que ofrezcan un buen desempeño, un resultado que  considera que puede ser reversible a través de varios instrumentos. 

Convenios. Ernesto Gómez plantea, por un lado, que los convenios colectivos contemplen la «obligatoriedad» de realizar aportaciones por parte de trabajadores y empresas a estos planes de pensiones, «porque somos de esta mentalidad, si no nos obligan no lo hacemos».

Pero, además, «y es algo que llevamos pidiendo 15 años y este tampoco se va a hacer», el decano de los economistas riojanos apuesta por que la Seguridad Social envié a los ciudadanos la información sobre la cuantía que va a percibir en el momento de su jubilación. «Seguimos sin que nos indiquen que pensión nos va a quedar cuando nos jubilemos, una información que esa disponible», argumenta Gómez Tarragona, que apunta que es una comunicación que deberían recibir todos los trabajadores una vez al año, independientemente de su  edad, con los datos actuales para que la «gente sepa lo que le va a quedar y ahorre para ello».

Igualmente, y en el caso de los autónomos, señala que esperan el desarrollo reglamentario «para que se puedan hacer aportaciones hasta 4.250 euros, algo que está parado. «Debe haber más transparencia», explica el decano de los economistas, que lamenta que las deducciones por aportaciones a planes de pensiones han bajado desde los 8.000 a los 1.500 euros», una rebaja que, aunque reconoce que favorece a las rentas más altas fomenta el ahorro, y es «una cuantía que tributarán cuando rescaten el plan de pensiones».