scorecardresearch

España y Portugal proponen volver a limitar la luz a 180 euros

EFE
-

Pedro Sánchez defiende desacoplar el gas del mercado eléctrico y efectuar compras conjuntas europeas de gas, especialmente tras la reducción del suministro ruso por la guerra de Ucrania

España y Portugal proponen volver a limitar a 180 euros/MWh - Foto: EUROPA PRESS/E. Parra. POOL Eu

El Gobierno español, junto con Portugal, propondrá a la UE recuperar un tope en el precio de la electricidad de 180 euros por megavatio/hora (€/MWh) en el mercado mayorista, un 22,7 % menos que el precio medio para mañana y un 67 % por debajo del récord que se alcanzó el pasado 8 de marzo.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en una entrevista en Onda Cero, confirmaba hoy esa propuesta, adelantada el miércoles por el ministro de Medioambiente y Acción Climática portugués, João Matos Fernandes.

La idea es llevar al Consejo Europeo de los próximos 24 y 25 de marzo una propuesta que permita diseñar un mecanismo de salvaguarda para establecer ese precio máximo de 180 €/MWh.

Según el ministro portugués, las centrales de ciclo combinado a gas natural que tengan costes variables por encima de ese precio recibirían el diferencial de coste, pagado por un fondo común europeo o, si fuese a través de financiación nacional, con el déficit tarifario.

El ministro señaló que este mecanismo permitiría un ahorro mensual conjunto para ambos países de 5.700 millones de euros, que en el caso de Portugal sería de 1.100 millones.

Ese tope de 180 €/MWh ya existía en España y Portugal, pero quedó sin efecto después de que se armonizaran las reglas de funcionamiento de los mercados diario e intradiario de electricidad para adaptar los límites de oferta a los de casación europeos, que habían sido acordados por la Agencia de Cooperación de los Reguladores de Energía (ACER).

La resolución de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicada el pasado 6 de mayo establece unos nuevos límites máximos y mínimos de precio de oferta de -500 €/MWh y 3.000 €/MWh para el mercado diario y de -9.999 y 9.999 €/MWh para el intradiario.

Así, los nuevos límites de oferta abrían la posibilidad de que hubiera precios negativos. Ese día el precio era de 73,11 €/MWh de media diaria, y el mes cerró con una media de 67,12 €/MWh.

Esos precios, que por entonces se consideraban altos, contrastan con los actuales.

Desde octubre el precio medio mensual de la electricidad en el mercado mayorista siempre ha sido superior a esos 180 €/MWh, valores que hasta entonces parecían una "locura", como ha señalado este jueves la ministra.

España y Portugal comparten mercado eléctrico, aunque a veces (las menos) los precios se desacoplan por diferencias en la producción.

 

La culpa es del gas 

El precio mayorista de la luz se fija por horas tras casar la oferta de los productores con la demanda prevista por el gestor del sistema mediante un sistema marginalista, que implica que la última tecnología en entrar (generalmente la más cara) sea la que marque el precio al que serán retribuidas todas las centrales que aporten energía en esa hora.

En momentos de escasas precipitaciones o de menor producción eólica por falta de viento, y si la nuclear, más estable, sufre alguna parada técnica en sus plantas, bien por avería o recarga de combustible, el suministro que falta tiene que ser cubierto por otras fuentes, como los ciclos combinados de gas.

Estos ya son habitualmente más caros, pero especialmente ahora, con los precios del gas disparados.

El anuncio de la ministra de poner tope al precio de la electricidad en el mercado mayorista se produce en medio de la gira que ha emprendido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para intentar convencer a mandatarios de otros países de que apoyen la posición de España.

España, además de ese tope, defiende desacoplar el gas del mercado eléctrico y efectuar compras conjuntas europeas de gas, especialmente tras la reducción del suministro ruso por la guerra de Ucrania.

También en España el Gobierno está manteniendo reuniones con partidos políticos y agentes sociales para obtener el mayor respaldo a sus propuestas, así como buscar soluciones que palíen el impacto en consumidores domésticos e industrias del alza de los precios de la electricidad y el gas, pero también de los combustibles.

Para el 29 de marzo, después del Consejo Europeo, el Ejecutivo tiene previsto aprobar un plan de respuesta a las consecuencias de la guerra, en el que, además de mantener las rebajas de impuestos a la factura eléctrica hasta el 30 de junio, se incorporarían nuevas medidas.

En este sentido, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, comunicó el miércoles el compromiso del Gobierno de bajar el precio de la luz, el gas y la gasolina en ese Consejo de Ministros.

 

Se tomarán decisiones si no hay respaldo europeo 

Pero antes España espera tener en el Consejo Europeo de los días 24 y 25 de marzo un respaldo a sus posturas, aunque si no es así, se tomarán decisiones, ha dicho la ministra para la Transición Ecológica.

Ribera ha dicho que si la UE se retrasa, habrá una decisión nacional junto con el Gobierno portugués, ya que se trata del mercado ibérico y la sociedad y las empresas no pueden esperar más.

Según la ministra, ha pasado "demasiado tiempo y se va demasiado lento", porque la solución debería haberse producido en octubre.

Sin embargo, no todo el mundo comparte que se puedan topar los precios de la luz de manera unilateral y hoy el director de Asuntos Internacionales y Marketing del Operador del Mercado Ibérico de Electricidad, Rafael Gómez-Elvira, ha pedido "cuidado" con este tipo de iniciativas porque podría contribuir a "dinamitar la integración de los mercados mayoristas" europeos.

"Reformar el mercado es una medida estructural y habría que plantearla de manera consensuada, porque si no, nos llevaría a cerrar interconexiones", ha dicho.

 

Reformar el mercado energético 

El Gobierno no ha especificado aún en que consistirán las medidas que tiene previsto aprobar.

No obstante, el presidente Pedro Sánchez decía esta semana, en una entrevista en La Sexta, en la que recordó que los impuestos han pasado de suponer un tercio del precio de la luz a un 11 % con las medidas aplicadas por el Ejecutivo, que éstos no son lo más relevante, sino que lo que hay que hacer es acabar con el "contagio" del precio del gas al de la electricidad.

Para ello, dijo que hay que reformar un mercado energético que no está funcionando.

Como prueba de ese efecto contagio del gas, señaló que desde el 1 de enero de 2021 el precio de la energía ha subido un 480 % y el del gas un 470 %, e indicó también que solo con que se haya abierto y se hable de la posibilidad de intervenir los precios del gas, el precio de éste ha caído más de un 40 %.

El precio del gas arrancó su escalada el pasado verano y se recrudeció en los últimos meses de 2021, cuando ya había movimientos de tropas rusas en la frontera de Ucrania, tras cuya invasión el precio se disparó.

A mediodía de este jueves, el gas para entrega en abril en el mercado holandés TTF, el de referencia en Europa, cotizaba en 108 €/MWh, superando ya durante trece días consecutivos los cien euros; mientras que en la primera mitad de marzo del año pasado costaba 16 €/MWh.

En el peor momento desde la invasión rusa de Ucrania, su precio llegó a 335 €/MWh, un 82 % más que el máximo intradía que marcó unos días antes de Nochebuena.