scorecardresearch

Sin gol no hay premio en Nájera

Roberto Adrián Gil
-

El Ardoi, con un solitario gol de Alvarito, se lleva los tres puntos de La Salera ante un Náxara que mereció más

Orodea no tuvo fortuna de cara al gol. - Foto: Náxara CD

Ficha técnica:

 

Náxara: Fermín Sobrón; Quirino, Pablo, Eloy, Nika, Javi Martínez, Orodea (Raúl, 81), Sergio Tamayo (Mario, 81), Diego (Carballo, 59), Joseba y Maiso (Rojo, 71).

Ardoi: Julen Itxaso; Xabier Garralda, Morcillo, Pablo Martínez, Ander Güembe; Ibai Armendáriz (Larraza, 89), Gorka Ezkiaga Tiraplegui, 81), Carlos Soroa, Alvarito (Pavón, 66), Javier Amadoz (Zarranz, 66) y Madariaga (Anguas, 81).

Árbitro: Carrero Romera (Catalán) amonestó a Alvarito y a Madariaga por los visitantes.

Gol: 0-1, M.43: Alvarito

Incidencias: 300 personas en La Salera

Ala tercerta no fue la vencida para un Náxara que sigue sin saber lo que es sumar en la Segunda RFEF. La Salera se volvió a vestir de gala en busca de los primeros puntos de la temporada ante un Ardoi que supo aprovechar la única ocasión clara que tuvo. Los blanquiazules las tuvieron de todos colores pero al final del encuentro, el color que predominó fue el eojo de un Ardoi que suma la primera victoria en la historia del club en la nueva categoría de la mano de Alvarito.

Náxara y Ardoi se personaron en La Salera con la clara intención de lograr los tres puntos. Los locales afrontaban el encuentro como una hipotética final por no descolgarse de los puestos de salvación. El Ardoi, más de lo mismo. Con un punto en su casillero, las cosas pintaban igual de mal.

Los blanquiazules entraron al encuentro con desparpajo y con serenidad. El primer gol se intuía pronto pero fue un espejismo. El disparo del central Eloy, en los primeros compases y bastante desviado, fue el único atractivo de un prometedor comienzo.

El equipo de Iñigo Ardanaz, conocedor de primera mano de lo que pasa si hay relajación, propuso un juego muy físico en el centro del campo y con apertura en las bandas para pillar desprevenida a una defensa con la  línea de presión muy alta. El experimento salió bien a medias. El Ardoi no tenía ocasiones claras pero tampoco permitía al Náxara gobernar el partido a su antojo.

La escasez de ocasiones y el exceso centrocampismo reinaban en La Salera. Ni blanquiazules ni rojos eran capaces de llevar peligro a las áreas. Julen Madariaga y Amadoz daban un aire diferente a los visitantes pero la ocasión fue para los locales. Pablo Ruiz aprovechó un balón suelto en la frontal para poner a prueba los reflejos de un Itxaso que observó como el esférico salía desviado.

Nika primero y Maiso después pudieron adelantar a los de Chiri pero no estuvieron finos en la definición. Lo mismo le pasó a Javi Martínez que gozó de la mejor para los najerinos pero que, al igual que sus compañeros, le faltó encontrar la meta rival.

Ante el Racing, el Ardoi encajó un gol a escasos minutos del final y, de esa acción, parece que los navarros han aprendido. Balón largo que, junto con la ayuda de la defensa del Náxara, se introduce dentro de la zona de peligro donde apareció, esta vez con acierto, Alvarito para batir a Fermín con un soberbio disparo al palo corto. Imparable. Era el 0-1. La tensión se palpaba en un graderío que veía como, una vez más, su equipo se iba al descanso por detrás en el marcador.

La segunda parte comenzó diferente. El Ardoi, espoleado por su ventaja, salió a matar el encuentro y casi lo consigue. Fermín Sobrón, con una buena estirada, y la defensa blanquiazul evitaron que los navarros consiguieran una renta mayor. En una contra fulgurante del Náxara estuvo a punto de llegar el empate. Orodea encaró a Itxaso pero, tras evitar la salida del meta, mandó su disparo cerca del palo corto.

La ocasión animó a los najerinos que tuvieron de nuevo el empate. Quirino irrumpió por banda diestra y la dejó a placer a un Orodea que no tenía el día. A las nubes.

Con quince minutos de juego, Orodea, a pase de Javi Martínez, cabeceó como mandan los cánones, picado y potente, pero apareció un Itxaso que evitó el gol. Mario, con un buen disparo desde fuera del área, tuvo el 1-1 pero le faltó fortuna. 

El Ardoi, que aprovechó la única ocasión clara que tuvo, rentabilizó su renta, sufrió y llenó de desazón a un Náxara que sigue en ayunas.