117 estudiantes con altas capacidades se forman en la UR

Rebeca Palacios (Efe)
-

El programa extracurricular arranca este sábado para alumnos de entre 7 y 17 años, con el objetivo de que desarrollen sus talentos en diversas materias científicas y tecnológicas

Diferentes estudiantes en la entrada de uno de los edificios de la Universidad de La Rioja Foto: UR (twitter)

El Programa de Enriquecimiento Extracurricular de la Universidad de La Rioja (UR) arranca este sábado su décimo tercera edición con 117 estudiantes con alta capacidad intelectual, de edades entre 7 y 17 años, que desarrollan sus talentos en diversas materias gracias al "empuje" de diez mentores.

Así lo ha detallado a Efe la catedrática de Psicología Evolutiva y de la Educación de la UR, Sylvia Sastre i Riba, quien es la coordinadora de este programa, impulsado por el Grupo de Investigación Cognitiva de la Universidad de La Rioja (EICUR).

Cada sábado por la mañana, más de un centenar de estudiantes "invaden" las aulas universitarias del edificio Quintiliano de la UR en Logroño para "empaparse" de contenidos tan dispares como ingeniería aeroespacial, biotecnología, adaptaciones biológicas, nanotecnología, retos matemáticos o el funcionamiento del cerebro.

Sin embargo, este programa no se olvida de otras materias no tan intelectuales, "pero no menos importantes", como la gestión cognitiva o emocional y el fomento de la creatividad a través del arte, la formación de una empresa o de la puesta en marcha de una emisora de radio, ha explicado Sastre i Riba.

Los estudiantes se distribuyen en nueve grupos diferentes, en función de las edades, que desarrollan diferentes actividades tutorizadas por un mentor con titulación universitaria en Psicología, Educación o Ingeniería, especializado en alta capacidad intelectual.

Durante el programa, que se desarrolla a lo largo del curso escolar, se realizan otras experiencias complementarias con expertos en diferentes materias y también cuentan con el apoyo del estadounidense Artemes Shuppenhauer, un licenciado en Química Farmacéutica y Lengua Inglesa que proporciona formación en inglés.

Los contenidos de las actividades se reestructuran y actualizan cada año, ha explicado la coordinadora del programa, de modo que esta edición una de las áreas profundizará en las pandemias y su evolución a lo largo de la historia de la humanidad.

Así, la Covid-19 también estará presente en este programa, y no solo en el cumplimiento de todas las medidas preventivas e higiénicas por sus participantes, quienes pudieron completar la pasada edición de forma telemática durante los meses de confinamiento.

Este programa, que comenzó en el año 2008, ha llegado a tener participantes de apenas cuatro años, pero este curso los más pequeños tienen siete y los mayores 17, ya que se extiende solo hasta la etapa preuniversitaria.

"Los contenidos son la excusa del programa para desplegar los recursos que tienen las mentes de los participantes, dotados con una alta potencialidad intelectual, por lo que el objetivo es que optimicen esta formación", ha detallado.

Sin embargo, esta formación científica tecnológica y humanística debe "redundar en el desarrollo de personalidad" de estos niños y su "interacción" con el resto del grupo, ha apuntado, por lo que no se descuida el componente emocional.

La posibilidad de "intercambiar ideas y compartir intereses comunes" aporta las "mentes curiosas" de estos alumnos una experiencia que va "más allá" los contenidos del programa curricular educativo, según ha resaltado esta catedrática.

A su juicio, la Universidad de La Rioja consigue "cultivar la potencialidad intelectual" gracias a este programa, que ofrece "una alternativa seria y rigurosa, basada en la investigación, para la expresión de la alta capacidad".

Sastre i Riba ha considerado que no todos los alumnos dotados con esta potencialidad van a completar una formación universitaria científica o tecnológica, ya que muchos pueden desarrollar su superdotación en otras áreas, por lo que el programa también incluye testimonios de otras profesiones y oficios, como carpinteros, apicultores o alpargateros.

La catedrática de Psicología Evolutiva y de la Educación de la UR ha rechazado detallar una cifra sobre el número de riojanos con alta potencialidad intelectual, aunque ha estimado que puede estar entre el 2 y 3 por ciento de la población, la mayoría personas con alta capacidad en talentos concretos y otros pocos con superdotación.