scorecardresearch

A repetir la historia

Roberto Adrián Gil
-

El Calahorra recibe a un Real Unión que en sus últimas tres visitas a La Planilla solo ha sumado un empate

Los jugadores del Calahorra celebran uno de los goles conseguidos durante la presente temporada. - Foto: CD Calahorra

El Calahorra afronta un final de semana con mucha intensidad. Con menos de seis días de preparación, el conjunto de Eduardo Docampo tiene el reto de superar a un rival llamado a otear las zonas altas  y que, además, no se le da nada mal. De las últimas tres visitas del Real Unión, los rojillos han cosechado dos victorias y un empate (2-0 en la 19/20 y un 1-1 en la 18/19 en liga, así como un 1-0 en Copa en 2017). La última victoria vasca en Calahorra se remonta a la temporada 2002-2003 (0-2).


El Real Unión, capitaneado desde la presidencia por Unai Emery, llega a La Planilla con sensaciones contradictorias. Pese a la victoria de la semana pasada ante el Deportivo de la Coruña (2-1), el equipo dio sensación de inferioridad ante un conjunto gallego que mereció mejor premio.


Por su parte, el Calahorra  deberá volver a la senda de las victorias tras el tropiezo en El Sardinero donde se plantó cara a uno de los transatlánticos de la categoría. Además, la idea del equipo de Docampo es comenzar a hacerse fuerte ante su público pese a sumar solo una sola victoria y un empate en tres encuentros disputados. En este sentido, el Real Unión cuenta con un bagaje parecido. Una victoria y dos derrotas como visitante. 


El partido, que abrirá la jornada número ocho, se disputará a las 19 horas y que, en palabras de su técnico, espera contar, una vez más, con el apoyo de su afición pese a ser «día laboral». «La afición siempre está ahí y lo vemos todos los días. Mañana (por hoy viernes) es día de labor y es más difícil para ellos. Espero que hagan ese pequeño esfuerzo porque les necesitamos», señaló Eduardo Docampo. 


En referencia a las pocas sesiones de entrenamiento del equipo, Docampo quiso restarle importancia. «A veces nos toca jugar cada cinco días, la siguiente será larga y lo aceptamos», aseveró el preparador bilbaíno que espera que el partido sea diferente al de El Sardinero donde el equipo acudió «con otras expectativas». «Llevamos un línea bastante regular en el juego y ahí no hay nada que decir. Mañana (por este viernes) vamos otra vez con la idea de ganar. Si ganamos está claro que sería un buen respaldarazo al trabajo que estamos haciendo, y además les superaríamos en puntos», agregó.


La victoria de los visitantes la semana pasada ante el Deportivo de la Coruña no ha trastocado los planes de un Docampo que volvió a señalar «el potencial» del Real Unión, y de una competición «con un alto nivel de juego». Por el momento, el Calahorra no quiere saber nada de otros marcadores y solo se centra «en el partido ante el Real Unión». «Es la historia de cada domingo donde tenemos partidos importantes. Por el momento solo miramos a este partido, luego veremos que es lo que pasa», finalizó el técnico calagurritano.