scorecardresearch

27 años después

El Día
-

El Dépor vuelve el domingo a Las Gaunas, estadio en el que el 8 de mayo de 1994 acarició su primera liga

Los jugadores del Deportivo festejan uno de los dos goles en Las Gaunas. - Foto: Canal Plus

Unión Deportiva Logroñés y Deportivo de La Coruña protagonizan este domingo el duelo más interesante de la undécima jornada del grupo 1 de Primera RFEF. Frente a frente, dos aspirantes al ascenso igualados a todo. Merced a la diferencia de goles blanquiazul, los gallegos lideran la tabla con los blanquirrojos cuartos, a la espera.

Será la primera vez en lo que llevamos de milenio que el Deportivo, el segundo equipo de la mayoría de los aficionados en los noventa y en la primera década de este siglo, visite Logroño. Su última comparecencia en la capital riojana tuvo lugar el 20 de abril de 1997, con victoria por 1-2 de los gallegos ante el Club Deportivo Logroñés. Fue el último año de los blanquirrojos en la elite. Sus anteriores citas en el viejo Municipal se tradujeron en tres victorias, con un balance de seis goles a favor y ninguno en contra.

Sin embargo, la visita que más se ha prolongado en la memoria de los aficionados logroñeses es la que tuvo lugar hace 27 años, un 8 de mayo de 1994, en la penúltima jornada de aquella liga.

El equipo riojano, dirigido por Carlos Aimar, necesitaba los dos puntos para huir de la amenazante promoción. La última victoria se remontaba al 24 de abril, momento en el que los blanquirrojos derrotaron por 3-2 a Osasuna, al que condenaron al descenso. Pero la derrota en Zorrilla (2-0) limitaba el margen de acción del equipo de Aimar que, en caso de derrota con el Deportivo, podía caer a puestos de promoción en vísperas de la última jornada.

El Deportivo, por su parte, llegaba a Logroño dependiendo de sí mismo para ganar su primera liga. Liderado por Arsenio Iglesias desde el banquillo, más de dos mil aficionados convirtieron el añorado Las Gaunas en un pequeño Riazor. El color blanquiazul se impuso, en la grada, al blanquirrojo. Los coruñeses, líderes durante todo el campeonato, rozaban el título. Ni el triunfo el día antes del Barça en el Bernabéu amargó a la parroquia coruñesa que estaba a dos victorias del objetivo.

Aimar apostó por un once con Vergara en portería, Herrero, Mandiá, Francisco Antón y Dulce en la zaga, Eraña, Iturrino, Poyatos, Lewandowski y Markovic en la medular más Salenko como referencia ofensiva. Arsenio Iglesias, por su parte, tiró de un once que ya es historia: Liaño, Nando, Ribera, Djukic, Voro, López Rekarte, Donato, Mauro Silva, Fran, Manjarín y Bebeto. Dos meses después, Mauro Silva y Bebeto se proclamaron campeones del Mundo en Pasadena. 

El encuentro, para desesperación de la sufrida parroquia blanquiazul, alcanzó el descanso sin goles. Este marcador valía a los riojanos pero no así a un Deportivo que, por la diferencia de goles, caía a la segunda plaza. Pero todo cambió tras la pausa. A la hora de juego, Donato, tras falta cometida sobre Manjarín, la puso en la escuadra izquierda de Vergara. Diez minutos después, el asturiano hizo el 0-2 en boca de gol. 

El Dépor recuperó la primera posición y el Logroñés entró en puestos de promoción. Una semana más tarde, el equipo blanquirrojo se salvaba ganando en el Tartiere (1-2). Otra hazaña para un modesto entre modestos.

Todos sabemos lo que sucedió el 14 de mayo en Riazor. El Barça goleó al Sevilla (5-2) y el Deportivo no pudo con el Valencia (0-0). Djukic falló uno de los penaltis más recordados de la historia de la liga. El cuadro gallego, que regresó a Primera en la 90-91, logró 56 puntos, dos más que el año anterior en el que acabó tercero. Pero la diferencia de goles premió al Barça de Cruyff.

El Deportivo, liderado por Irureta (en su día ex entrenador del Logroñés), tardaría seis años en conseguir su única liga. También llegaron otras dos copas y tres Supercopas así como tres subcampeonatos más, ninguno tan amargo como el de la lejana 1993-94.

El Súper Dépor salió campeón de Logroño pero el título se extravió en las botas de Djukic y en las manos de González. El equipo gallego se mantuvo veinte temporadas consecutivas en Primera. Pese al gol de Aranzubía ante el Almería, el cuadro gallego descendió en la 10-11. Fue el principio del fin del Euro Dépor que volvió a subir en la 11-12 y en la 13-14. Fue su última página gloriosa. El equipo herculino descendió en la 2017-18, sin que se haya recuperado desde entonces.

La página más negra llegó el 20 de julio de 2020, con el descenso de los coruñeses a Segunda B en el conocido como'Fuenlagate'. De nada le sirvió al equipo de Fernando Vázquez cerrar la segunda vuelta con 36 puntos (51 en total). El average con la Ponferradina (como le sucedió con el Barça en 1994) le condenó a Segunda B, categoría que no lograron abandonar el pasado año pese a contar con el mayor presupuesto de toda la historia de bronce. 27 años después, el Dépor vuelve a Logroño para citarse con una UDL que quiere arrebatarle el liderato a los coruñeses.