La Rioja ultima normas para un escenario sin confinamientos

Víctor Zurrunero
-

El Gobierno regional adapta el 'semáforo', que pasará de seis a tres niveles, y se reserva la opción de acudir a los tribunales para limitar derechos fundamentales ante «situaciones realmente graves»

Imagen de Concha Andreu durante la rueda de prensa donde ha avanzado el marco normativo que regirá en la comunidad tras el final del estado de alarma. - Foto: Óscar Solorzano

A partir del 9 de mayo, La Rioja entrará en una nueva etapa con el final del estado de alarma. Lo que implicará el levantamiento de los cierres perimetrales y la eliminación del toque de queda nocturno en la Comunidad. 

Para afrontar este nuevo escenario normativo en la región, sin el respaldo jurídico que proporcionaba el estado de alarma, el Gobierno de La Rioja está terminado de perfilar un nuevo ‘semáforo’ de medidas antiCovid, adaptado a la realidad que vendrá a partir de este domingo. 

La presidenta del Gobierno de La Rioja mantuvo ayer una serie de reuniones con representantes políticos, sociales, institucionales y municipales donde se abordó y explicó el nuevo marco normativo. 

Tras dichos encuentros, Andreu, anunció que La Rioja seguirá recurriendo al Plan de Medidas según Indicadores  y destacó que regular la respuesta a la pandemia, a través de esta herramienta,  «tiene considerables beneficios para la población porque aporta certezas y da seguridad».

 La presidenta detalló que el nuevo ‘semáforo’ de medidas antiCovid pasará de los seis niveles actuales a tres, diferenciados  en función del riesgo, que podrá ser bajo, medio y alto, con medidas que no afectarán a los derechos fundamentales. Por tanto, en  ninguno de estos tres niveles ‘ordinarios’ se incluiría el toque de queda nocturno ni la limitación de  las entradas y salidas del perímetro de la comunidad ni de los municipios.

Además, el nuevo ‘semáforo’ contará con una categoría  extra, una especie de nivel tres «intensificado» para que, según afirmó Andreu, «ante situaciones realmente graves, podamos acudir a medidas que necesiten refrendo del Tribunal Superior de Justicia».  Solo en este caso, se restringirían derechos fundamentales como el de movilidad o reunión, pero requerirá que  el Ejecutivo acuda a la Justicia para que esta lo respalde. 

La presidenta del Gobierno regional avanzó que este nuevo Plan de Medidas está actualmente en fase de borrador, con la idea de que se apruebe este miércoles en el Consejo de Gobierno, para ajustar intervalos de incidencias acumuladas, tanto a siete como catorce días, lo que marcará los diferentes niveles, y «dependiendo de los condicionantes jurídicos del nuevo escenario». 

Así el funcionamiento de este plan será similar al actual ‘semáforo’ que está en vigor en La Rioja desde el pasado mes de febrero y que marca una serie de restricciones en función de la evolución de diferentes indicadores epidemiológicos y de presión asistencial. 

Andreu explicó que con los datos actuales de la pandemia en La Rioja, la comunidad se situaría en el nivel 3 del nuevo plan, es decir, en el máximo posible antes del llegar a recurrir a los tribunales para aplicar medidas más severas que limitasen la movilidad o el derecho de reunión. 

Andreu admitió que la comunidad riojana llega a esta situación con «prudencia y vértigo» y, a la vez, con «ilusión y confianza» y recalcó que «las decisiones se van a seguir tomando con la prioridad de salvar vidas». 

Además, defendió que el estado de alarma «ha sido un paraguas jurídico» que ha permitido a La Rioja y al resto de comunidades «adoptar medidas más allá de sus competencias» y «ha garantizado los derechos y libertades de los ciudadanos» en un momento «en el que estaba justificado por la evolución de la pandemia».

Apuesta por el dialogo. La líder regional se reunió ayer con la delegada del Gobierno en La Rioja, María Marrodán, con los portavoces de los grupos políticos que conforman el Parlamento, con el Consejo de Dialogo Social, además de con el presidente de la Federación Riojana de Municipios, Daniel Osés, y los alcaldes de las cabeceras de comarca. 

La presidenta destacó el tono de cordialidad en el que se desarrollaron los encuentros. «Frente a estrategias electoralistas de confrontación política, este Gobierno de La  Rioja  apuesta  desde  el  principio  por  el  diálogo,  la  lealtad  institucional  y  la respuesta  coordinada frente  a  la pandemia», aseguró Andreu, que quiso agradecer «la  colaboración mostrada  en  los  diferentes  encuentros  mantenidos  a  lo  largo  de la tarde». 

«Todos han sido útiles y trataremos de recoger los puntos de vista teniendo en cuenta,  siempre,  que  la  prioridad  sigue  siendo  mantener  la  pandemia  bajo perímetros de control», declaró .

Andreu aludió también a la campaña de vacunación, que «va a hacer que el escenario cambie a mejor» y «poco a poco, nos vamos a adaptar a un escenario más positivo» y, «aunque haya diferencias políticas lógicas, todos tenemos ganas de que esto pase y que la vacuna sea la salvación prudencia”.

Espera que toda la población vulnerable de La Rioja esté vacunada «muy pronto» y destacó que es la región que «más ha vacunado a mayores de 60 años con al menos una dosis».

La presidenta del Gobierno de La Rioja apeló a la prudencia de la sociedad «porque el virus sigue ahí fuera y no podemos bajar la guardia todavía» e insistió  en que «cumplir las normas es la única vía para acabar, cuanto antes, con la pandemia».