Denunciado en la N-111 un conductor que iba bebido y drogado

El Día
-

La Guardia Civil multa también a otro automovilista que detuvo el coche de forma brusca al ver el control de la Guardia Civil y se cambió de asiento. Además, en los dos casos tenían la ITV caducada y ruedas desgastadas

Un agente de Tráfico tramita una denuncia. - Foto: Guardia Civil

La Guardia Civil ha denunciado a un hombre que conducía, a su paso por Castañares de Rioja, un vehículo a motor con los neumáticos desgastados, sin haber superado la inspección técnica de vehículos (ITV) y bajo los efectos del alcohol y drogas, por lo que se enfrenta a una multa de 2.600 euros y la retirada de 12 puntos del carné de conducir.

La denuncia se produjo en un control preventivo de alcohol y drogas en la N-111, en el término municipal de Castañares, donde también fue denunciado otro conductor que, al detectar la presencia de loa agentes, detuvo el vehículo de manera brusca, se apeó y permutó su posición con la del ocupante del asiento delantero.

Los dos implicados son dos hombres de 28 y 36 años y vecinos de Logroño, ha detallado este martes la Guardia Civil de La Rioja en una nota.

El primer implicado conducía un vehículo a motor tipo "pick-up", con la ITV caducada y con los neumáticos delanteros sin dibujo.

La prueba de alcohol a la que fue sometido arrojó un resultado de 0´53 mg/l, más del doble de lo permitido; y la de drogas detectó la presencia en su organismo de cocaína y marihuana.

Por ello, los agentes tramitaron contra esta persona cinco boletines de denuncia.

El segundo implicado, al percatarse del control de la Guardia Civil, detuvo el vehículo de manera brusca, se apeó del mismo y permutó su posición con la del ocupante del asiento delantero.

Tras ser identificado, se comprobó que esta persona conducía con un permiso que no le habilitaba para ello, por lo que se tramitó una denuncia por esta causa y otras dos por parar el vehículo en mitad de la calzada en vía interurbana y por apearse del mismo sin utilizar el chaleco reflectante reglamentario.

Las tres infracciones conllevan una pena de multa de 780 euros y la retirada de 6 puntos del carné de conducir.