scorecardresearch

El arte del nuevo mundo

María Muñoz Rivera (EFE)
-

El Museo del Prado muestra más de un centenar de piezas de artistas criollos, mestizos e indígenas iberoamericanos que fueron realizadas en la época virreinal, un período desconocido para la mayoría del público español

El arte del nuevo mundo - Foto: Alejandro MartÁ­nez Vélez

 Son miles las obras de arte que llegaron a España desde el Nuevo Mundo en la época virreinal, es decir, desde la conquista de América hasta la independencia de los territorios de ultramar. Sin embargo, es escaso el conocimiento de esta creación por parte del público español. Por eso, para salvar ese déficit, el Museo del Prado, en colaboración con la Fundación AXA, ha preparado la exposición Tornaviaje. Arte Iberoamericano en España, con el objetivo de «acercar una historia ignorada», destaca el presidente del Real Patronato del Prado, Javier Solana.

«Es una exposición muy necesaria. Tenemos un desconocimiento profundo sobre las relaciones entre América y España, y creo que es bueno que nos eduquemos en cómo era esa parte de la vida americana en esos siglos. Yo me he quedado sobrecogido al ver unos cuadros tan maravillosos», añade el directivo. 

Tras la conquista de América y hasta la Independencia llegaron a España más objetos desde América que desde Italia o Flandes, por eso Tornaviaje se convierte en una especie de libro abierto por conocer y también por aprender, desvela el director del Museo, Miguel Falomir.

El arte del nuevo mundo El arte del nuevo mundo - Foto: Javier LizonEl eslabón perdido

Son obras que llegaron en época virreinal, sobre todo durante la Edad Moderna y que poco a poco fueron perdiendo la historia de su relato: por qué llegaron, cuáles eran sus funciones o su origen. Además, muchas de ellas pertenecientes a la antigua colección real, junto a la que se exhibieron en los mismos palacios que obras de Rubens o Velázquez.

Elaborados por artistas mestizos o indígenas, los objetos presentan materiales, temáticas y técnicas desconocidas que hablan desde las «aspiraciones identitarias de las élites criollas» a motivaciones documentales, devocionales y estéticas, y que llegan al Prado tras un minucioso trabajo de cuatro años de duración.

La exposición se divide en cuatro áreas temáticas que juegan con el concepto del tornaviaje. En la muestra, que permanecerá en las salas A y B del edificio de los Jerónimos hasta el próximo 13 de febrero, los visitantes pueden observar un total de 107 obras, de las cuales 26 han sido restauradas para la ocasión.

El arte del nuevo mundo El arte del nuevo mundo - Foto: Alejandro MartÁ­nez VélezPrimero se analiza la geografía americana y cómo se organizaba, teniendo en cuenta el proceso de conquista. Aquí destaca el Biombo de la Conquista de México (1675-1692), que refleja «el ideario de las élites criollas».

En Imágenes y cultos de ida y vuelta se habla de los elementos devocionales que van y vienen de América, un eje en el que el culto y la catequización cobran un gran protagonismo, como en la obra Santa Rosa de Lima de Murillo.

La tercera parte corresponde a Las travesías del arte, que atienden a aquellos objetos que vienen de América. Desde ajuares civiles hasta eclesiásticos.

El arte del nuevo mundo El arte del nuevo mundo - Foto: Alejandro MartÁ­nez VélezMientras, la última sección hace referencia a la técnica del encochado, un arte realizado con conchas a medio camino entre la pintura y el trabajo artesanal.

El arte del nuevo mundo
El arte del nuevo mundo - Foto: Javier Lizon