scorecardresearch

Dos décadas vistiendo a "burguesas y pijas"

Carmen Martín (EFE)
-

Jorge Vázquez presenta en el hotel Ritz de Madrid una nueva colección retrospectiva, con siluetas lánguidas y una costura de detalle para celebrar sus 20 años en el mundo del diseño

El diseñador Jorge Vázquez saluda al finalizar la presentación de su colección primavera-verano 2022, con motivo del 20 aniversario de su marca. - Foto: Emilio Naranjo

Como no podía ser de otra manera, Jorge Vázquez celebra su 20 aniversario como diseñador por todo lo alto, con una colección retrospectiva de siluetas lánguidas y cortes lenceros. Unos diseños pensados, como señala el creador, para «mujeres burguesas y pijas». Precisamente, «esta es la costura que me ha mantenido en este oficio que tanto amo», indica.

Tesón, mucho trabajo, ideas claras y perfección en todo lo que hace son los ingredientes de su éxito, además de creer en lo que hace. «Durante años me han dolido etiquetas como diseñador comercial o modisto de pijas y burguesas», asegura Vázquez antes de comenzar ayer el desfile en el hotel Ritz de Madrid, donde presentó sus prendas etéreas, de ensueño.

Pero, reconoce que, esos adjetivos, en contra de lo que muchos pudieran pensar, no le han hecho daño, al contrario, «me han dado fuerza, me han permitido seguir trabajando».

Una modelo luce en el salón del hotel Ritz una de las prendas del modisto gallego. Una modelo luce en el salón del hotel Ritz una de las prendas del modisto gallego. - Foto: Emilio NaranjoY esa costura para pijas le ha convertido en uno de los diseñadores más deseados y favoritos para momentos extraordinarios como bodas y ceremonias. «Me siento muy afortunado de seguir trabajando como diseñador», afirma Vázquez, que lamenta que muchos de los que empezaron con él como Lemoniez, Miguel Palacio o Miriam Ocariz ya no están presentes en las pasarelas.

Siempre huye de lo estrambótico, «de la vanguardia mal entendida que busca un titular», prefiere una costura de detalle, bien hecha como el guiño a los años 20 que presentó ayer y en el que no faltaron bordados de cristal, plumas coloreadas y tonos tranquilos salpicados con pinceladas en flúor.

Tras la pandemia, considera que la moda de vestir prendas de aire casual y relajadas está cambiando, «las mujeres quieren vestir mejor, más arregladas, sacar sus joyas», añade este gallego que detesta tener que «justificarse por todo».

La sostenibilidad y la artesanía son el nuevo motor de la moda española y en esa línea se han visto prendas en las que se augura una larga vida como vestidos con motivos chinescos, sastres o abrigos rematados ricamente con cristales y pasamanería.

 

Con mucho esfuerzo

Jorge Vázquez (Betanzos, La Coruña, 1972) echa la vista atrás y siente que estas dos décadas han pasado «muy rápido». Recuerda con vértigo su traslado de Galicia a Madrid, «tenía mucha ilusión, muchos sueños que contaba todas la noches a Pepa Fernández» (exmodelo y experta en moda).

Vázquez creció entre telas, «me encantaba estar en el taller de mi madre, pasaba los veranos viendo lo que hacían modistas y aprendizas», detalla el diseñador quien asegura que mantiene «las mismas ganas» que cuando era niño y soñaba con ser diseñador.

En esta carrera no todo ha sido un camino de rosas, ha habido luces y sombras, sonrisas y lágrimas. Recuerda con dolor la pérdida de su firma. «Fue un momento duro, invertí mucho dinero para recuperar mi nombre», explica Vázquez.

Reconoce que ha tenido la suerte de trabajar mucho y de colaborar con firmas. «Nadie me ha regalado nada. Me han ayudado mucho, gente que ha sentido la marca como si fuera suya».

Balenciaga, Dior y Chanel siguen siendo sus referentes, además de Pertegaz, «a quien he tenido la oportunidad de descubrir desde que estoy al frente de la firma».