Diego Ochoa: "Un libro es infinito"

Víctor Zurrunero
-

A sus 36 años se considera un logroñés de pura cepa. Una ciudad que solo abandonó un año para vivir en Australia. Estudió ingeniería industrial pero su destino estaba unido a la centenaria librería familiar Santos Ochoa

Diego Ochoa. - Foto: Óscar Solorzano

Por sus venas corre sangre de librero y eso, seguramente, le haya llevado  a dedicarse  al negocio familiar. Es la cuarta generación de una saga que mantiene una empresa centenaria, un hito del que pocos pueden presumir. Como ingeniero tiene cabeza de números, pero   su alma es de lector. Por eso, disfruta sumergiéndose en las historias que discurren por las páginas de los libros. Colabora en el programa 7 Magazine de la cadena autonómica La 7 de La Rioja donde recomienda a los espectadores buenos títulos para pasar un época en la que lectura ayuda a evadirse de las actuales circunstancias.

 

¿Qué hace un ingeniero industrial en una librería?
Eso mismo me pregunté yo al principio. Mis padres nos dieron libertad para estudiar lo que quisiéramos y como siempre me han gustado los números, me decidí por la ingeniería. He firmado los proyectos de varias librerías, así que en ese caso he dado uso a mis estudios. De todas formas, la carrera te enseña a estructurar la manera de resolver problemas, algo que te vale para cualquier tipo de labor que desarrolles más tarde. 

 

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?
Estoy muy agradecido porque tenemos la suerte de que nuestros padres (que coordinan el proyecto empresarial) nos dejan bastante libertad a la hora de hacer cosas. Así que podemos enfocarnos en lo que más nos gusta.  

 

¿Cómo lleva trabajar con la familia, se llevan el trabajo a las comidas de los domingos?
Ahora como no nos podemos juntar, lo estamos separando mucho mejor (sonríe). Aunque, normalmente es difícil, porque nuestra vida familiar y laboral están tan ligadas que siempre acaba surgiendo algún asunto de trabajo.

 
 ¿A usted le gustará leer?
Me encanta leer y me considero buen lector. Además, como muchos lectores comentan, yo también experimento la sensación de dejarme atrapar por una novela. 

 

Hágame una confesión, ¿se lee todos los libros que recomienda?
No. Es imposible para un librero leer todos los libros. Yo soy lector de gustos muy comerciales, por lo tanto, suelo estar al día de los más vendidos, lo que me permite defenderme cuando estoy en tienda. Además mi suegro es un ávido lector, y  también pido reseñas a otras personas. Así que siempre tengo información, nunca hago una recomendación a ciegas. 

 

¿Cuál es su género favorito?
La novela policiaca. Cuando era joven devoraba la temática de narrativa fantástica. También estoy abriéndome a otros géneros como el manga, la autoayuda o la novela histórica. 

 

¿Prefiere leer el libro o esperar a que hagan la película?
Yo soy de leer el libro y luego ver la película. Además muchas veces, cuando sacan la versión cinematográfica me sorprendo igual porque se me han olvidado pasajes de la novela. A veces me pasa, que no me acuerdo de los finales (ríe).

 

¿Cuántos libros tiene en casa?
Nunca me he parado a pensarlo, pero no tengo tantos, porque intento quedarme solamente con los libros que más me han gustado. El resto los dono a bibliotecas solidarias o se los dejo a alguien y nunca vuelven (sonríe).

 

Usted afirma que un libro sirve para todo.
Es que tiene multitud de vidas y de usos. Es un regalo, después de leerlo lo puedes prestar o donar para que otros lo lean también. Además sirve como objeto de decoración y hasta para calzar una mesa (ríe). Y sobre todo, el conocimiento que hay en los libros es infinito. A mí, siempre me gusta decir que hay libros para todos los gustos y temáticas posibles. 

 

¿Qué otras aficiones tiene?
Cada día me gusta más el contacto con la naturaleza, caminar por el monte, respirar aire fresco. Y añoro mucho, poder juntarme con los amigos, salir a tomar unos pinchos o ir a tomar un copa a un bar por la noche. 

 

Cuénteme alguna  anécdota  de librero.
En alguna ocasión han venido a la tienda buscando El diario de Azafrán (por Ana Frank).

 

¿Qué libro le regalaría usted a la clase política?
Yo creo que uno de autoyauda o de crecimiento personal. Considero que es bastante importante conocerse a si mismo y ser consciente de las consecuencias que acarrean las decisiones que tomas. 

 

¿Qué le gusta más el formato físico o el libro electrónico?
He tenido e-book, pero me quedo con el libro físico. Queremos reivinidicar que el libro es ecológico, la práctica totalidad tiene un sello detrás que indica que su procedencia es de bosques sostenibles, y es 100% reciclable. Además la mayoría está impreso en España.

 

¿Algún libro que le haya marcado? De pequeño me gustó mucho La isla del tesoro. y uno de los libros al que tengo especial cariño es Piense y hágase rico, de Napoleon Hill. Me lo regaló mi padre en 2010 cuando me fui a Australia.