scorecardresearch

Urdiales emociona a Calatayud ya desde su bello capote

Bárbara Moreno
-

El torero riojano embelesa a la plaza aragonesa con toreo y clasicismo en una tarde en que Morante cortó la única oreja y en la que los toros regresaban a Aragón desde que empezara la pandemia

Urdiales en un lance en la plaza de toros de Calatayud - Foto: El Día

El torero riojano se viste de luces por segunda vez en este fin de semana para mostrar sus bonitas sapiencias y exhibir ese estilo propio y poco visto actualmente con el que embelesa a los tendidos.

Tras la buena actuación del torero riojano este sábado en Almazán, este domingo Diego Urdiales se ha vuelto a vestir de luces para derrochar torería seria, y encandilar a los aragoneses de Calatayud con su buen toreo, su clasicismo y su temple con esas muñecas mágicas que han manejado y mecido un capote de salida como pocos.

En una tarde con toros de comportamiento desigual de Ana Romero, de encaste Santacoloma, Morante de la Puebla, Diego Urdiales y Tomás Campos han hecho el paseíllo en un bonita plaza que llenó tres cuartos del tendido sobre el 40% del aforo permitido. Se trata además de la primera corrida de toros que se lidia en Aragón desde que comenzó la pandemia. Puertas que se han abierto de la mano del empresario y del que fuera torero, Ignacio Ríos.

Segunda tarde para Urdiales este fin de semanaSegunda tarde para Urdiales este fin de semana - Foto: El Día

Morante dejó su particular sello en el primero de la tarde al que le cortó un apéndice por su buen hacer. Con el segundo nada pudo hacer el de la Puebla, un contrincante que se quedaba a medio camino. Pero el estilo del andaluz no faltó y el tendido lo ovacionó.

Diego Urdiales levantó la plaza con sus verónicas y esa belleza que transmite con el capote. Más excepcional se lució esta vez. Con lances interminables que arrancaron los olés más vehementes de la tarde. La faena, a su más puro estilo, fue a más, uniendo una tanda con otra y teniendo ya al público en ese silencio esperado y preparados para empujar la tizona con la respiración contenida buscando el pañuelo blanco, pero el fallo de la espada le dejó sin trofeo para disgusto también del tendido desde el que le ovacionaron y le hicieron saludar. Poco pudo hacer en su segundo toro, un santacoloma peligroso que se le volvió en varias ocasiones. No había más. Y el público de nuevo le pidió que saludara en el albero. La próxima cita del riojano será el próximo día 26 en Tomelloso. Y a partir de ahí, le esperan las grandes citas de la temporadatemporada como Salamanca, Madrid, Logroño y Sevilla.

Tomás Campos mostró parte del clasicismo que está siguiendo, al estilo puro que le ha enseñado durante tantos años en tierras riojanas el arnedano Diego Urdiales, durante los años que estuvo viviendo y entrenando en la ciudad del calzado junto a su maestro (en todos los sentidos). Mostró series importantes en su primero. Y la espada no ayudó. Silencio. En su segundo toro, el sexto y mejor de la tarde, Campos ya sí que pudo plasmar con más profundidad su toreo lento. Pero de nuevo el fallo con la espada y una estocada muy defectuosa en posición, aunque profunda en el cuerpo del animal, le dejó de nuevo sin orejas. Aunque desde los tendidos le pidieron la vuelta al ruedo.

Ficha de corrida

Tarde. Tres cuartos de plaza .

Morante de la Puebla; Oreja y ovación

Diego Urdiales. Ovación y ovación. Excepcional con el capote del primer toro

Tomás Campos. Silencio tras aviso y vuelta al ruedo