El EDF Logroño juega a ganar pero empata

M. A. G-S.
-

Las riojanas siguen sin conocer la victoria tras empatar (1-1) ante un serio Espanyol

Once inicial del equipo de Gerardo García León. - Foto: EDF Logroño

Ficha Técnica:

 

EDF Logroño: Pamela Tajonar, Caracas (Judith Luzuriaga, 86), Marta Cazalla, Tavlo. Leti Méndez, Silvia Ruiz (Ida Gheai, 46), Chini, Carol Marín (Olga García, 65), Rebecca Elloh, Jade Boho y Asantewaa (Shilwatso, 80).

Espanyol: Kelsey Dossey, Debora García, Turmo, Nicart, Verges (Joanna Vega, 68), Lomba (Brenda Pérez, 87), Soldevilla, Szymanowski, Yamamoto, Laura Fernández (Baudet, 54) y Vanegas.

Árbitra: Beatriz Arregui (Colegio Vasco). Expulsó por roja directa al preparador físico riojano Miguel Sanmartín. Amonestó a la local Cazalla y a las visitantes Nicart, Brenda Pérez, Vanegas, Szymanowski y Caudet.

Goles: 0-1, M. 15: Lomba; 1-1, M. 30: Carol Marín.

Incidencias: partido correspondiente a la novena jornada disputado en Las Gaunas.

 

El EDF Logroño jugó a vencer pero acabó empatando. Una vez más la falta de acierto penalizó a las riojanas que merecieron ganar ante un Espanyol que tuvo menos ocasiones aunque se mostró más certero. En la primera llegada catalana, el equipo de Gerardo García León se vio en desventaja y, desde entonces, tocó remar a contracorriente.

 

Las riojanas se vaciaron en el campo, el equipo desplegó todo su potencial y le faltó fortuna para dar la vuelta al marcador. Su apuesta ofensiva se tradujo en un único gol, en un solo punto, un escaso bagaje para un equipoo que tiene menos puntos que fútbol. 

 

El EDF Logroño salió enrabietado, consciente de que la situación apremia. Esta actitud voluntariosa no se tradujo en un asedio pero si en llegadas constantes al área de Kelsey Dossey. La más clara, el remate forzado de Chini Pizarro y una acrobacia, inconclusa, de Rebecca Elloh en el corazón del área. No fue mucho pero sí fue más que otras veces.

 

Las de Gerardo García León asumieron que tener el balón era el camino seguro hacia el gol, aumentaron su velocidad e imprimieron más verticalidad a su juego. Olga García, en el banquillo, fue la gran damnificada de esta apuesta. El Espanyol estaba a verlas venir, aguardando su oportunidad para sembrar las dudas en la zaga riojana.

 

Así, a la primera que tuvo, penalizó la inseguridad local. Una falta lateral acabó, tras varias carambolas a cada cual más desafortunada, en las redes. La defensa se despistó, dos blanquiazules se quedaron libres y Lomba aprovechó la peinada de su compañera para, con la rodilla, hacer el 0-1. El Espanyol, con un gol azaroso, castigó las tribulaciones riojanas. El sino de esta aciaga temporada.

 

Arrancada de caballo y parada de burro. Pero quedaban 75 minutos para invertir la tendencia y el EDF Logroño prosiguió con sus buenas intenciones. Sin concretarlas, sin rematar a puerta. Por algo sólo han festejado tres tantos.

 

Todo cambió a la media hora. Las de Gerardo García León se reencontraron con su fútbol champán de antaño: recuperación de Chini, la mejor hasta ese momento, taconazo cargado de intención para Rebecca Elloh que, infiltrándose en el área, asistió a Carol Marín que, con suavidad y elegancia, firmó el 1-1. Un gol burbujeante que premió la propuesta riojana.

 

En cualquier caso, al minuto el Espanyol pudo castigar la euforia local en un centro mal atajado por Pamela Tajonar, peor repelido por Silvia Ruiz y bien rematado por Vanegas. Tavlo, en su sitio, salvó un gol seguro. Al Espanyol le faltaba juego pero le sobraban ocasiones. El EDF tenía fútbol pero carecía de oportunidades, por mucho que Asantewaa empaló al aire otra buena llegada y Marta Cazalla cabeceó alto un córner. El encuentro era un espectáculo.

 

Tras la pausa, Gerardo García León aumentó su carga de intensidad. Sacrificó a Silvia Ruiz y puso a Ida Gheai. Prescindió del equilibrio y puso vértigo. El EDF jugaba al todo o nada.

 

El movimiento no se tradujo en llegadas claras riojanas pero en sí en una incomunicación entre Pamela Tajonar y Tavlo que pudo costar caro a las logroñesas.

 

Pasada la hora de juego, el EDF Logroño apostó a ganar. Quitó a Carol Marín y situó en la medular a Olga García. Mientras la catalana se asentaba, Ida Ghehai firmó un slalom que Jade, estorbada por Elloh, no acertó a embocar. Comenzaba el asalto final.

 

Olga García no acertó de falta, ni Jade Boho de cabeza y, en el 75, tampoco la menuda Asantewaa de la misma forma. El encuentro era un monólogo un tanto deslavazado. Al Espanyol sólo le quedaba el recurso a la contra.

 

A las riojanas les quedaban diez minutos para derribar la resistencia de las catalanas. Le sobraban recursos ofensivos (y algo de imprecisión), pero faltaba fuerza y un tanto de orden. Shilwatso, recién entrada, se sumó a la carga pero no acertó a cabecear otra gran asistencia de Ida que, a cinco para el final, remató a puerta vacía aunque le faltó fuerza.

 

El más madera llegó, a falta de cinco minutos, con Judith Luzuriaga. El Espanyol, entre falta y falta, resistió el asalto. Un magro punto es el balance de un asedio infructuoso.