scorecardresearch

La reunión de Sánchez y Biden en la OTAN apenas dura un minuto

Agencias
-

Después de que La Moncloa anunciara a bombo y platillo una reunión bilateral al más alto nivel entre España y Estados Unidos, aprovechando el marco de la cumbre de líderes de la OTAN celebrada en Bruselas, la realidad dejó ayer a la prensa boca abier

Después de que La Moncloa anunciara a bombo y platillo una reunión bilateral al más alto nivel entre España y Estados Unidos, aprovechando el marco de la cumbre de líderes de la OTAN celebrada en Bruselas, la realidad dejó ayer a la prensa boca abierta, al comprobar que el citado evento se limitaba a un encuentro de menos de un minuto por los pasillos de la sede de la Alianza. 

A pesar de ello, y de lo innegable de que el escueto intercambio de palabras previsiblemente de cortesía había durado escasos 20 segundos, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, restó importancia a la brevedad de la conversación con el inquilino de la Casa Blanca, Joe Biden, defendiendo que era una primera toma de contacto y que habían acordado «seguir en contacto». Además, precisó que había durado más de los 20 segundos que relataba la prensa, aunque ironizó asegurando que no tiene un cronómetro para medir el tiempo.

El encuentro adelantado por La Moncloa entre los dos presidentes, que hasta el momento no habían hablado ni por teléfono, había generado mucha expectación, pero finalmente se limitó a una breve conversación entre ambos, de menos de un minuto, mientras caminaban desde el lugar donde se ha hecho la foto de familia a la sala donde se iban a reunir los líderes.

Sánchez y Biden conversan durante 30 segundos en un pasilloSánchez y Biden conversan durante 30 segundos en un pasillo - Foto: YVES HERMANSánchez aseguró que habían mantenido una «breve conversación y después un pequeño paseo» puesto que los servicios de la OTAN les habían pedido que se trasladaran. «Más allá de lo que haya podido conversar» con Biden, «lo que sí que es evidente es que es una primera toma de contacto», insistió.

Es más, el jefe del Ejecutivo sostuvo que el encuentro había «dado de sí» y que habían podido hablar de «reforzar los lazos» en materia militar, ya que el acuerdo bilateral de defensa existente es de 1988 y el Gobierno es partidario de actualizarlo. Dicho convenio, que regula las bases estadounidenses en Rota y Morón, fue prorrogado un año mas el pasado noviembre, ya que expiraba este mes de mayo, ante la llegada de Biden a la Casa Blanca.

También hablaron, siempre según afirma Sánchez, sobre la «situación de Latinoamérica», tras la gira efectuada por el presidente del Gobierno la semana pasada a Argentina y Costa Rica, donde mantuvo una cumbre con los principales mandatarios centroamericanos con motivo del 30 aniversario del Sistema de Integración Centroamericano (SICA).

Respecto a este asunto, precisó que había trasladado a Biden su «preocupación por la situación migratoria y económica en la región a consecuencia de la pandemia».

Asimismo, Sánchez afirmó haber felicitado al norteamericano por «la agenda progresista que ha puesto en marcha» y por su vuelta «a los grandes consensos multilaterales», como el Acuerdo de París.

Finalmente, insistió en que Biden, «como líder progresista», ha inspirado a muchos, entre los que se incluyó a él mismo.