Gesvin pone en valor la necesidad de apoyar la investigación

Víctor Zurrunero
-

Este centro científico riojano ha cumplido tres décadas y es una referencia a nivel nacional en el área de la viticultura y enología

Imagen de las cuatro investigadoras del Gesvin que han recogido la Medalla de La Rioja como reconocimiento a la labor de la institución. - Foto: Óscar Solorzano

El acto del Día de La Rioja sirvió  para poner de relieve el papel de la investigación como agente partícipe en el avance y desarrollo de la sociedad riojana. Cuatro destacadas mujeres investigadoras recibieron de manos de la presidenta del Gobierno regional, Concha Andreu, la Medalla de La Rioja, en representación de todo el personal del Grupo de Investigación de gestión y control químico y microbiológico de los procesos enológicos (Gesvin) que forma parte del Instituto de las Ciencias de la Vid y el Vino (ICCV)

Rosa López, Pilar Santamaría, Juana Martínez y Ana Rosa Gutiérrez pusieron rostro a todas esas personas que han formado parte en algún momento de esta entidad que ha cumplido ya tres décadas desde su fundación.

López recordó que «han sido muchas las personas que han colaborado y colaboran en nuestro trabajo diario,  que nos han arropado y han hecho posible los logros alcanzados». Entre todas ellas, se refirió al doctor Enrique García Escudero, «mentor, compañero, pero sobre todo amigo». 

Además, mostró la satisfacción por un reconocimiento que extiende al «mundo de la investigación en general, cuya importancia y servicio a la sociedad ha quedado patente durante este último año de pandemia».  En su intervención, López quiso transmitir a la sociedad riojana la necesidad del apoyo a la investigación y «muy especialmente a los jóvenes investigadores», porque «afrontan una carrera de fondo no exenta de obstáculos, y muchas veces con un futuro incierto».  Por eso, incidió en que «debemos ayudarlos, dales expectativas y trasmitirles nuestra ilusión y esperanza en ellos». 

López destacó la relevancia de los trabajos de investigación en las áreas de viticultura y enología  para una región como La Rioja, «en la que el vino forma parte de su identidad y constituye una de las bases de su economía» y mostró su deseo de que con su trabajo hayan ayudado  a promover «la excelencia y la visibilidad del sector». 

Un galardón que llega tras muchos años de esfuerzo y dedicación, y, «que representa la culminación de toda una vida dedicada a la investigación enológica y la formación de nuevos profesionales».  Recordó que «hemos compartido proyectos, desvelos, tristezas pero sobre todo muchas alegrías». Un camino donde se entremezcla la vida profesional y personal pero, como reconocía López, «ha sido una de las grandes satisfacciones que nos ha proporcionado la vida».

Entre los hitos de este grupo, destacó que es el único centro en España dedicado en exclusiva a la investigación vitivinícola y aseguró que todas las personas que trabajan allí asumen «la responsabilidad de convertirlo en un centro de excelencia y visibilidad del sector». 

Por último, López expresó el deseo de que «el grupo que hemos formado continúe su andadura y se amplíe con nuevos investigadores, que en el futuro sigan sirviendo al sector vitivinícola riojano».