1,89 millones para los buses urbanos de Logroño y Calahorra

El Día
-

El Consejo de Ministros aporta esa cantidad para ayudar a esos dos municipios riojanos a compensar la reducción del número de viajeros por culpa de la pandemia

Imagen de un autobús urbano. - Foto: Óscar Solorzano

El Consejo de Ministros, a propuesta de los ministerios de Hacienda y de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, ha aprobado esta semana una subvención de 1,89 millones de euros para Logroño y Calahorra con el fin de compensar la reducción de ingresos del transporte público por la pandemia de la covid-19.

En total, se distribuirán 433,9 millones de euros entre 273 entidades locales con transporte público de su titularidad, que han remitido en las últimas semanas la información solicitada por el Ministerio de Hacienda y cumplen los requisitos establecidos para ello.

Con respecto a las localidades riojanas que percibirán esta subvención, el Consejo de Ministros ha aprobado 1.891.001 euros para Logroño y 6.952 euros para Calahorra, ha detallado este jueves la Delegación del Gobierno en una nota.

El objetivo de esta subvención es compensar la merma de ingresos sufrida por los servicios de transporte de las entidades locales como consecuencia de la restricción de movimientos que conllevó la covid-19 en 2020.

Durante el pasado año se produjo una fuerte reducción de la demanda del servicio de transporte público, pero los municipios debieron mantener la prestación de este servicio en los mismos términos en los que venían haciéndolo con anterioridad.

El Gobierno, en un Real Decreto-ley con medidas en favor de los Ayuntamientos que no logró el aval del Congreso el ejercicio pasado, ya había planteado un fondo para compensar la merma de ingresos de los servicios de transporte público por un volumen inicial de 275 millones de euros.

A principios de este año, el Ejecutivo retomó este plan, con un trabajo conjunto entre el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y el Ministerio de Hacienda, revisando la dotación prevista y los criterios que la determinaban, de modo que se tuviera en cuenta la evolución de la pandemia y de la movilidad en la última fase del año 2020.