Tras la nieve llega el hielo

Bárbara Moreno
-

Los cameros nuevos tendrán heladas durante días, como Villoslada de Cameros, uno de los pueblos más fríos de La Rioja

La cascada de Puente Ra helada es la foto más buscada por los vecinos de Villoslada de Cameros.

Y tras la gran nevada, el hielo perdurará en algunos puntos de la geografía riojana durante días y días, que es en realidad lo más peligroso.

En los cameros están acostumbrados a pasar inviernos así, con frío, nieve y heladas. Y este año está siendo uno de esos años buenos que recuerdan de precipitaciones en forma de nieve. «Y si este es un sitio privilegiado de La Rioja por su ubicación y su paisaje gracias a su climatología, en invierno sabemos que tiene que pasar esto», explicaba ayer a El Día de La Rioja Julio Ignacio Elías, alcalde de Villoslada de Cameros, localidad que ayer mismo registró la temperatura más baja de toda La Rioja con 8,9 grados bajo cero. Además, con los 10,4 grados bajo cero que registró el viernes Villloslada es la localidad con la temperatura más baja registrada en este mes de enero, en comparación siempre con las estaciones de meteorología que maneja la Agencia Estatal de Meteorología en La Rioja. Y, atendiendo a estos mismos datos, Villoslada ha sido el punto riojano que más temperaturas mínimas ha marcado en los últimos 10 años en un mes de enero.

Ahora, tras las impresionantes imágenes que se han podido recoger en toda la geografía riojana por la nieve de este pasado fin de semana, quedará el hielo, y el deshielo, y de momento las últimas previsiones indican que la Ibérica riojana entra hoy mismo en situación de riesgo amarillo por temperaturas mínimas, que podrían alcanzar los 6 grados bajo cero, según ha informado la Agencia estatal de Meteorología. Con lo que en muchos lugares el hielo persistirá. «Se esperan heladas todavía en especial en La Rioja Alta y en la Ibérica», aseguró ayer el delegado de la AEMET en La Rioja, José Antonio Pellitero.

«En nuestro pueblo el hielo perdurará más de 20 días, ese es el problema», según explica el alcalde de Villoslada, el mismo que ha podido recoger la imagen que muchos vecinos de esa comarca buscan, la cascada de Puente Ra helada.

Eso sí, el hielo en el municipio supone un problema, y también en los alrededores por las explotaciones agrarias. «Estamos bien abastecidos de alimento y de lo que se necesite, pero el hielo supone un incordio para la movilidad de los vecinos y también para los casi 30 ganaderos que tienen que llegar a sus explotaciones». 

En las calles los operarios se esfuerzan en cada momento en echar sal para evitar problemas. De hecho, en Villoslada han creado una especie de camino  picando el hielo, cual baldosas amarillas del Mago de Oz, que llevan a la farmacia, al colegio, al ayuntamiento o a la tienda, «a los sitios más importantes». El problema es que como las calles de este bonito pueblo son empedradas, no pueden echar sal normal porque destrozarían todo, «y tenemos que echar unas escamas especiales que salen muy caras». 

En Nieva, nieva.

La alcaldesa de Nieva de Cameros por su parte, Inmaculada Sáenz, explicaba ayer a El Día de La Rioja que lo normal es que nieve en estos puntos de La Rioja, y que el año pasado fue el que registró poca precipitación, «y luego se refleja en los acuíferos que están más desabastecidos». Sáenz indicó que en su localidad también están totalmente abastecidos, llega el pan todos los días, el gasoil, y los niños están yendo al colegio en el transporte escolar sin ningún problema. «Si tenemos alguna incidencia hablamos con la Dirección general de Transportes y nos lo solucionan rápido. Las carreteras están limpias y no nos podemos quejar», añade Sáenz. 

En Nieva ayer mismo registraron unas temperaturas de 8 grados bajo cero. Y la alcaldesa es consciente también de que el hielo es lo peligroso, «mucho más que la nieve» y se esperan días de mucho frío aún, «pero esto es el invierno, y bienvenido sea así todos los años». En cualquier caso, Sáenz pide precaución por las placas de hielo que pueda haber en las carreteras de acceso, y también por los bonitos carámbanos que aún ayer quedaban en algunos tejados de Nieva. Y es que, estos carámbanos, o chuzos o chupetes, (denominaciones varias según el lugar de procedencia), son muy traicioneros, «porque si caen pueden hacer más que daño».