scorecardresearch

Mascarillas capilares. ¿Por qué usarlas en verano?

Europa Press
-

Mascarillas capilares. ¿Por qué usarlas en verano?

Nuestro cabello tiene necesidades específicas que deben ser atendidas con productos capaces de mejorar su apariencia, fuerza y estructura. Y, más que nunca, con la llegada del verano, en el que nuestro pelo sufre especialmente porque al uso de productos térmicos como el secador o la plancha de pelo, y de tratamientos químicos como los tintes o decolorantes, ahora se unen los rayos UV, el exceso de sudoración, el cloro de las piscinas, el salitre del mar... Demasiados enemigos que hacen que el uso de mascarillas capilares sea tan necesario, sobre todo durante la época estival.

Después del lavado, es fundamental mimar el cabello con un acondicionador o mascarilla. Pero ojo, no es lo mismo y los dos productos no son intercambiables. El acondicionador debe usarse después de cada champú y juntos son la pareja perfecta.

Las mascarillas capilares, por otro lado, no son tratamientos de uso diario. Gracias a su rica textura y principios activos que también son capaces de penetrar profundamente, realizan una acción más intensa que los acondicionadores. Para evitar apelmazar el cabello, no deben aplicarse en cada lavado, pero deben usarse con regularidad. De la mano de Davines, firma cosmética italiana que cuenta con mascarillas específicas para todo tipo de cabellos y necesidades, te descubrimos cómo aplicarlas y con qué frecuencia para presumir de un cabello brillante, hidratado y, en definitiva, sano.

 

Cómo aplicar la mascarilla: paso a paso

1/Lavar el cabello y aclarar bien para eliminar cualquier residuo de champú.

2/Secarlo bien con una toalla.

3/Aplicar la máscara capilar en largos y puntas distribuyéndola uniformemente.

4/Dejar actuar durante el tiempo previsto, siguiendo las instrucciones del envase.

5/Aclarar a fondo para eliminar completamente la mascarilla: no hacerlo no prolonga ni aumenta su efecto. Al contrario, hace que se ensucien más rápido.

6/Secar suavemente el cabello, primero frotándolo y luego usando el secador de pelo a una temperatura moderada. Cuando sea posible, dejar secar al aire: además de reducir el estrés de la fibra capilar, se ahorra energía y se reducen las emisiones de CO2.

 

¿Cuánto tiempo debemos dejar la mascarilla en nuestro cabello?

Hay que tener en cuenta que el tiempo de procesamiento es decisivo para la eficacia de los ratamientos capilares. Diez minutos es el promedio, pero también podría ser más o menos.

 

¿Cuánto producto se debe usar y con qué frecuencia?

Agregar demasiada cantidad no mejora el resultado, solo hace que el enjuague sea más laborioso. Por tanto, hay que dosificar la cantidad correcta de mascarilla según la densidad y el largo del cbello, así como en las zonas donde se desea aplicar.

También hay mascarillas específicas para cuero cabelludo o para largos y puntas. Un consejo de 'Davines': usa la mascarilla específica solo donde sea necesario, para extender la vida útil del producto.

En cuánto a la frecuencia, se recomienda aproximadamente dos veces al mes, pero la frecuencia correcta depende de las necesidades de cada cabello, la cantidad de lavados que se realicen y el producto que se use.