Inicio de contrastes en la Segunda RFEF

El Día
-

El Racing se instala en lo alto de la tabla mientras que la mala suerte persigue a Náxara y UDL Promesas

Pinillos ordena a sus jugadores en los instantes finales del encuentro ante el Ardoi. - Foto: Óscar Solorzano

La Segunda RFEF ha completado ya sus dos primeras jornadas y lo ha hecho para confirmar una indefinición que tardará en resolverse. Eso sí, mientras los equipos se acostumbran a la nueva categoría, elRacingRioja ya se ha cobrado un pequeño colchón que le puede venir muy bien cuando los resultados dejen de acompañarle. 

El conjunto de Rodrigo Hernando fue superior al Náxara en su estreno en La Salera (3-0) y pasó por encima del Ardoi en su debut doméstico. Sin embargo el 2-0 cosechado fue escaso al balance ofensivo acumulado por los logroñeses que son líderes con seis puntos y cinco goles a favor (Pinillos, titular por delante de Toño Ramírez, no ha encajado gol alguno).

La buena marcha de los logroñeses coincide con los problemas clasificatorios del Náxara y del filial de la Unión Deportiva Logroñés.

El Náxara festejó sus primeros goles en la categoría pero no bastaron para arañar nada positivo de Mutilva. Encajó la derrotó en los minutos finales y se ve abocado a la antepenúltima posición sin puntuar, con seis goles encajados y dos anotados. 

Por su parte, la UDLPromesas cayó nuevamente por la mínima en un encuentro en el que demostró tanto oficio como el Izarra (2-1). Sin embargo, los estellicas se hicieron con la victoria dejando a cero el casillero de puntos de los de Josean García Chinchetru.

Otros cuatro equipos del grupo 2 han perdido los dos encuentros disputados hasta la fecha. Es el caso de los cántabros del Tropezón, Laredo y Cayón (de los equipos montañeses sólo elRayo Cantabria, que empató el sábado con el San Juan, ha sido capaz de puntuar) mientras que con un punto figura el citado filial del Racing y el Ardoi. 

De los cinco grupos de Segunda RFEF, este es el que cuenta con mayor número de equipos sin puntuar (hasta seis), circunstancia que, de momento (aún quedan 32 jornadas) condenarían al equipo logroñés al regreso a Tercera.