Los coordinadores covid mantienen a raya al virus

Víctor Zurrunero
-

Cada colegio cuenta con esta figura, nacida a raíz de los protocolos sanitarios de Educación, cuya labor es fundamental en el control y rastreo de los contagios en los centros escolares de la región

Imagen de la Coordinadora Covid tomando la temperatura a alumnos del colegio Sagrado Corazón de Arnedo. - Foto: El Día

La vuelta al colegio ha sido muy diferente a la de años anteriores. A los nervios tradicionales se sumaron los que ha traído la pandemia. Los abrazos se sustituyeron por codazos y al saludo de buenos día se unió la toma de temperatura. Todo parece poco para mantener a raya el virus en los centros escolares.
Ha pasado la primera semana y la comunidad educativa se va acostumbrando a la ‘nueva normalidad’: aulas burbuja en los llamados Grupos de Convivencia Estables, entradas y salidas en turnos, patios divididos y el pack sanitario compuesto por mascarilla y gel. Un estricto protocolo cuya única misión es reducir al máximo el riesgo de contagio y facilitar en su caso la labor de rastreo. 
Para ello, se ha creado una nueva figura en los centros; el Coordinador Covid. Su trabajo es fundamental en la seguridad de los colegios además, funcionan como «un cordón umbilical entre el centro, la familia y el servicio de Salud» explica Teresa García, Coordinadora Covid en Maristas. También son una especie de primeros rastreadores. «Tenemos una listas con los contactos personales de los alumnos y un diagrama de cómo están situados en el aula para que en caso de que aparezca un  positivo saber rápidamente los contactos estrechos» detalla Elena Jiménez, Coordinadora Covid del colegio Sagrado Corazón de Arnedo. Y es que las escuelas han sectorizado al máximo al alumnado para impedir que haya contactos entre miembros de diferentes aulas. Así es más sencillo delimitar los contactos estrechos de un estudiante o profesor que ha dado positivo. 
Si un alumno presenta síntomas compatibles con un posible caso de coronavirus, especialmente si hay fiebre, los profesores «me avisan y se contacta a las familias para que le recojan y le lleven al centro de salud» explica Ana Isabel Palacios Coordinadora Covid del colegio Amor Misericordioso en Alfaro. Precisamente esa localidad, arrancó ayer su curso escolar, tras el confinamiento decretado por el gobierno regional para frenar la tendencia alcista en el ritmo de los contagios de coronavirus. «Los padres estaban tranquilos y todos lo han hecho muy bien. Los niños enseguida se han acostumbrado a las medidas sanitarias» nos comenta Ana Isabel Palacios, quien además de la Coordinadora Covid es la directora del centro escolar.
Los alumnos han recibido información sobre las medidas sanitaria, explica Elena Jiménez, «se les enseñó a lavarse las manos, a usar correctamente la mascarilla; los niños se han adaptado estupendamente». Los coordinadores Covid también han recibido información y actualizaciones sobre los protocolos. Lo fundamental es saber cómo actuar si aparee un caso y aislarlo rápidamente. Para ello, los centros han preparado una sala aislada, llamadas aulas Covid. Elena Jiménez cuenta que se trata de estancias «bien ventiladas en las que se dispone de gel, guantes y mascarillas» además el mobiliario «es de un material y forma que permite una fácil limpieza». En caso de que un alumno de positivo, arranca la puesta en marcha de los protocolos correspondientes, así como la solicitud inmediata de la realización de pruebas PCR a los compañeros de las aulas de los estudiantes afectados, y la puesta en conocimiento de las familias de los pasos a seguir. Según cada caso, el protocolo puede establecer medidas preventivas como las suspensión temporal de la actividad de dicha aula hasta conocer el resultados de todas las pruebas realizadas.


POSITIVOS EN LOS COLEGIOS. El Gobierno regional registró ayer  7 nuevos casos positivos de alumnos, notificados a lo largo de la jornada del lunes, en 6 centros educativos ubicados en Logroño y con origen fuera del ámbito de sus respectivos centros, según informó el Ejecutivo. Desde el comienzo del curso escolar, La Rioja ha detectado 21 casos positivos en diferentes centros escolares de la región. En concreto se trata de 20 alumnos y un docente pertenecientes a colegios de Logroño, Lardero, Calahorra y Herce. Todos se han originado fuera del ámbito de los centros, salvo uno, notificado en una de las aulas que se encontraba en confinamiento preventivo tras darse un positivo, y cuyo origen epidemiológico se está estudiando con mayor detalle.