scorecardresearch

La hostelería quiere abrir la noche para aliviar el botellón

Feli Agustín
-

El equipo de Gobierno municipal insiste en el comportamiento «exquisito» de la juventud, mientras el PP teme que las concentraciones se consoliden

Concentración masiva en el parque del Ebro el día del inicio de las fiestas mateas, que congregó, según el Ayuntamiento a 4.500 personas. - Foto: Óscar Solorzano

En un debate de guante blanco en el programa Punto de encuentro, de La 7 de La Rioja, Fernando Elías, representante de la hostelería riojana, achacó al cierre del ocio nocturno, el sector económico, en su opinión, más perjudicado por la pandemia, la efervescencia del botellón, concentrado en Logroño en el parque del Ebro.

El presidente de la Asociación de Hosteleros de la Zona de La Laurel participó, junto con el portavoz municipal y concejal de Festejos, Kilian Cruz;y el portavoz del grupo municipal popular, Conrado Escobar, en el debate televisivo, que se caracterizó por el tono sosegado de las intervenciones, a pesar de que no estuvo exento de críticas.

A este respecto, Escobar reiteró  que «al PSOE, en general, este asunto se le ha ido de las manos» y aseguró que durante pasadas jornadas «hemos asistido  a las mayores concentraciones de la historia reciente de Logroño». El representante de la hostelería señaló que se ha producido el «efecto llamada» y acusó al Gobierno riojano en estar «obcecado» en mantener el cierre del ocio nocturno. El portavoz municipal rebajó el impacto de este fenómeno y concedió que se produjo «un pico» el sábado pasado, coincidiendo con las fiestas de San Mateo, pero aseguró que en la noche del miércoles el número de personas que se dio cita en el parque del Ebro se redujo a 60.

Escobar insistió en que el equipo de Gobierno no está cumpliendo una ordenanza, la de Fomento de la Convivencia Ciudadana, destinada a prohibir el botellón, que él mismo modificó, una crítica que Cruz rechazó porque, según dijo, «no ha habido descontrol ni se ha mirado para otro lado»;de hecho, aseguró, la vigilancia se ha intensificado desde el verano.

El portavoz popular expresó su temor a que el botellón se consolide como «una alternativa que va creciendo», y calificó de «sorprendentes» las manifestaciones del alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza, quien para «evitar el efecto llamada, no decía que se estaba celebrando San Mateo».

El concejal de Festejos, que en todo momento rebajó la importancia de este fenómeno, aseguró que «no es un elemento nuevo», se ha acrecentado a causa de la pandemia, y extendido, con sus particulares características, a muchas ciudades de España; una posición contraria a la de Elías que considera que las autoridades le han dado «carta blanca».

Las soluciones. Escobar, que reconoció la necesidad de socializar de los jóvenes, apeló a la adopción de medidas preventivas a través del diálogo con la Policía y  las asociaciones de jóvenes, y propone la organización de actos alternativos, como las ‘noches en blanco’, una iniciativa estrenada en París,  que desarrollan localidades como Burgos o Albacete, y que ofrece actividades culturales gratuitas en diferentes puntos de la ciudad.

«Ya se están haciendo cosas, pero todo se irá acometiendo de manera gradual», aseguró el portavoz municipal quien, al igual que el alcalde, fía al empeoramiento del clima y la vuelta a la rutina laboral y académica el punto y final de las concentraciones multitudinarias.

El representante de los hosteleros, por su parte, confía en que el Gobierno de La Rioja permita abrir el 1 de octubre el ocio nocturno, para cuya preparación espera mantener conversaciones con el Ejecutivo la semana próxima.

Los tres ofrecieron un primer balance del desarrollo de las fiestas de San Mateo, cuya celebración el representante de los hosteleros considera como una actuación «valiente». Escobar, que alabó el comportamiento de la ciudadanía, cree que el punto negativo lo ha puesto le botellón;mientras Cruz ensalzó «el exquisito y responsable» proceder de los jóvenes en los actos organizados para ellos.