scorecardresearch

Otros ojos para la tradición

Feli Agustín
-

La celebración del acto del Pisado de la Uva ha contado este año con cuatro grandes pantallas para permitir al público congregado en El Espolón seguir con comodidad una ceremonia que transcurrió de manera fluida

Virgen de Valvanera, patrona de La Rioja, a su llegada al Espolón. - Foto: Óscar Solorzano

A los sones el Himno de Logroño, a cargo de la Banda de Música, comenzaron a llegar sobre las 12.30 de la tarde las autoridades locales   y regionales al Espolón procedentes de la concatedral de La Redonda para asistir al acto central de las fiestas de San Mateo. El retraso de media hora se debió a un golpe de calor sufrido por un señor durante la celebración de al misa del día del Santo.

Niños y danzantes, reinas y reyes de las cabeceras de comarca, chavales representantes de los 36 colegios de Logroño y los Vendimiadores, que serían los encargados de verter los racimos de uva en el tinanco, escoltaban a la patrona, a quien portaban los Caballeros de Valvanera.

El acto de este año, tras dos de ausencia debido a la pandemia, ha contado con varias peculiaridades de carácter técnico y argumental, en una ceremonia que transcurrió de manera fluida, a lo que ayudó la brevedad del discurso de la presidenta, que no se prolongó más de 10 minutos.

Asi, cuatro grandes pantallas permitían a los cientos de asistentes no solo contemplar el desarrollo del acto, sino también la visión de los dos vídeos que se proyectaron durante el acto, que presentó Silvia Lorente, de la televisión autonómica La 7 de La Rioja. 

El primero de ellos, sobre la modernidad y tradición en la vendimia, que precedió al depósito de los primeros racimos que fueron vertidos en el tinanco para que fueran pisadas pasa los descendientes de los hermanos Urdiales, Diego Muñoz Urdiales y Antonio Tobalina Urdiales que, con sus tatuajes en las piernas, ponen otro toque de modernidad a un acto que bebe de la tradición.

Primer pisado para el obispo. El primer mosto, extraído por la presidenta y los Vendimiadores, fue bendecido por el obispo de la Diócesis, Santos Montoya, que se estrenaba en estas lides, y que lo ofreció a la Virgen de Valvanera, patrona de todos los riojanos.

Tras la apelación al disfrute moderado y gozoso del vino por parte del obispo, la presidenta riojana ofreció su discurso institucional,  mientras a su espalda se proyectaba el vídeo sobre Enorregión, en consonancia con uno de los aspectos centrales de su discurso que, por primera vez, fue seguido por los periodistas bajo una carpa, y que concluyó con los bailes del Grupo de Danzas de Logroño y los himnos de La Rioja.