Prisión para el agresor de la enfermera de Quel

Europa Press
-

Un juzgado de Estella decreta su ingreso en la cárcel por asesinato en grado de tentativa a su pareja, trabajadora del Servicio Riojano de Salud, que se encuentra muy grave en el Complejo Hospitalario de Pamplona

Concentración de repulsa a la agresión celebrada este lunes en Quel, con presencia de vecinos, autoridades y representantes de partidos políticos. - Foto: Raquel Manzanares (Efe)

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Estella ha decretado este lunes el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza del detenido el sábado por haber agredido a su pareja - trabajadora del Servicio Riojano de Salud (SERIS)- en Azagra (Navarra). La víctima se encuentra ingresada en estado muy grave en Pamplona, en el Complejo Hospitalario de Navarra.

En el auto, que puede ser recurrido, la jueza imputa al investigado delitos de asesinato -en este momento en grado de tentativa-, violencia doméstica y de género, lesiones y maltrato familiar.

El detenido ha sido puesto hoy a disposición judicial por parte de la Policía Foral. En la comparecencia prevista para la adopción de medidas cautelares, el Ministerio Fiscal ha pedido el ingreso en prisión comunicada y sin fianza del imputado, una solicitud a la que se ha adherido la acusación particular.

La defensa, por su parte, ha interesado la libertad provisional y, subsidiariamente, prisión eludible bajo fianza de 6.000 euros, ha informado el TSJN.

En la resolución judicial, la magistrada decreta el ingreso en prisión debido al riesgo de fuga por la elevada pena prevista el delito de asesinato -castigado con entre 15 y 25 años de prisión, pena que en el caso de que la víctima sobreviviera se aplicaría en grado de tentativa-, así como para evitar que el investigado pueda volver a atentar contra su pareja.

Según recoge el auto, la pareja se encontraba en trámites de separación. Ente las 11.15 y las 12.05 del sábado, dentro del domicilio que compartían, el presunto agresor cogió un bastón metálico, acudió al dormitorio de su pareja y comenzó a golpearla en la cara y cabeza. Pensando que la había matado, el hombre acudió a la comisaría de la Policía Foral de Estella y dijo a un agente: "Creo que he matado a mi mujer".