scorecardresearch

Ghali irá a la Audiencia el 1 de junio si mejora su salud

El Día
-

La citación del juez Pedraz responde a la admisión de una querella contra el líder y otros miembros del Frente Polisario presentada por un activista que les acusa de detención ilegal, torturas y delitos de lesa humanidad

Brahim Ghali, en una imagen de archivo. - Foto: STR/dpa Archivo

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz mantiene en pie la citación como imputado para el secretario general del Frente Polisario, Brahim Ghali, que está prevista para este 1 de junio. Precisamente la llegada a España de este líder, que se encuentra ingresado en el hospital San Pedro de Logroño aquejado de coronavirus, ha podido ser el detonante de la llegada masiva de migrantes a la ciudad de Ceuta, ya que el Gobierno marroquí avisó hace una semana de que la acogida de Ghali en España por razones humanitarias podría tener consecuencias.

Fuentes jurídicas consultadas por Europa Press apuntan que la fecha para su paso por la sala de declaraciones de la Audiencia Nacional sigue vigente aunque, como ya se apuntaba a principios de mayo, podría variar en caso de que el estado de salud de Ghali no evolucionara favorablemente. El líder del Polisario fue hospitalizado en Logroño bajo la identidad de Mohamed Benbatouche.

La citación por Pedraz se producía tras la admisión de la querella contra Ghali y otros líderes del activista saharaui con nacionalidad española Fabel Breica. En su escrito, Breica les acusa de delitos de detención ilegal, torturas y lesa humanidad, y afirmaba que en abril de 2019 a su llegada a los campamentos de Tinduf fue sometido a amenazas por parte de agentes del Frente Polisario para que abandonara el lugar y fue acusado de traidor.

Tras organizar varios actos contrarios a la línea oficial del Polisario y tras convocar una manifestación, fue detenido por los militares y trasladado a centros de detención indeterminados. Durante ese periodo, dice en la querella, fue sometido a golpes, descargas eléctricas y se le mantuvo con los ojos vendados y con los pies y manos atados.

El juez José De la Mata, quien archivó esta querella que posteriormente Pedraz ha vuelto a estimar en enero, dijo en su auto que si bien los hechos denunciados podían constituir delitos de detención ilegal y torturas, no encajaban en el de lesa humanidad porque no se aportaba elemento que supusiera una ataque generalizado a la población civil.

Con todo, tras encomendar a la Unidad de Policía Judicial de la Audiencia Nacional que acreditara la nacionalidad española o su residencia en España de los condenados, y después de que le comunicaran que no les constaba tal extremo, inadmitió la querella y la archivó al entender que eran "hechos cometidos por extranjeros en el extranjero".

Pedraz, en este nuevo impulso a la causa, citó en este mes de mayo a varias personas relacionadas con el Frente Polisario al haber localizado en un principio una residencia en España donde contactarles. Pero esas comparecencias no han llegado a celebrarse dado que no fueron localizados.

La querella de Asadesh.

Por su parte, la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos(Asadesh) presentó el pasado mes de abril un escrito en la Audiencia Nacional solicitando la reapertura de la querella presentada contra el secretario general del Frente Polisario, Brahim Ghali, que se archivó en octubre del año pasado, así como su detención y su toma de declaración como investigado.

En dicho escrito al que tuvo acceso Europa Press, la asociación informó al Juzgado Central de Instrucción número 5, quien ya estudió la querella presentada, que le constaba que el líder del Frente Polisario entró en España bajo "un nombre falso para evitar problemas con la Justicia española por esta causa", a través de un "avión medicalizado".

Así, tras facilitar dicho nombre bajo el que Ghali se habría ocultado, Asadesh pidió al juez instructor Santiago Pedraz que ordenara la comprobación de su verdadera identidad y procediera a la "notificación de la querella".

Asimismo, interesó que se emitiera una orden de detención y entrega del secretario general del Frente Polisario para que no pudiera "eludir la acción de la Justicia internacional" y que se le tomara declaración a Ghali "en el hospital de Logroño donde está ingresado".

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, José de la Mata --ahora en Eurojust--, citó a declarar a Ghali en noviembre de 2016 como investigado, aprovechando que éste tenía previsto viajar a España para participar en una conferencia en Barcelona. El presidente del movimiento independentista saharaui es una de las 28 personas contra quienes se querelló la Asadesh.

En la querella, archivada en octubre del año pasado, según recuerda un escrito presentado por Asadesh ante la Audiencia Nacional, se denunciaba el trato sufrido en Tindouf "por los prisioneros de guerra, así como por los propios ciudadanos saharauis, especialmente por los de origen español, a manos del Frente Polisario".

La asociación denunciante asegura que cargos del Polisario retuvieron contra su voluntad a miles de saharauis en los campamentos situados en Argelia. Reflejaba casos concretos como el de una mujer cuyo padre sufrió graves secuelas por las torturas sufridas tras años encarcelado.