scorecardresearch

El Rey confía en la recuperación, como en Logroño en 1521

Efe
-

Felipe VI ha transmitido a sus acompañantes durante la visita su convencimiento en que, poco a poco, se vaya superando la pandemia y la sociedad se recupere, al igual que sucedió tras el cerco francés a la capital riojana hace cinco siglos

Felipe VI recorre, junto a Concha Andreu y Pablo Hermoso de Mendoza, la muestra histórica que se exhibe en la sala de exposiciones del Ayuntamiento sobre el V Centenario del Sitio. - Foto: José Jiménez (Casa de su Majestad el Rey)

Felipe VI, durante su visita este viernes a Logroño, ha transmitido su confianza en que, poco a poco, se vaya superando la pandemia y la sociedad se recupere, al igual que sucedió tras el sitio de la capital riojana por el ejército francés hace cinco siglos, cuya conmemoración histórica ha podido conocer.

Esta es una de las impresiones que ha expresado a quienes le han acompañado durante su estancia en Logroño, en la que ha recorrido a pie un tramo del Camino de Santiago, en el Casco Antiguo de la ciudad; y ha inaugurado la visitado una exposición sobre "El camino del vino" en el Espacio Lagares.

El alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza, le ha entregado al rey, nada más llegar, la vara de mando de la ciudad, acompañado por la presidenta del Ejecutivo riojano, Concha Andreu; y la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno de España, Isabel Rodríguez.

El rey se ha mostrado "muy interesado" en la historia y la forma de elaboración del vino de Rioja, plasmada en los restos arqueológicos que conserva el Espacio Lagares y el Calado de San Gregorio de Logroño, ha explicado a Efe el concejal de Patrimonio, Adrián Calonge.

El alcalde ha explicado al rey los vestigios vitivinícolas del Espacio Lagares, situado en plena Ruta Jacobea y que reúne un conjunto de dos prensas y dos zonas de pisado de la uva, originales de los siglos XVI y XVII y que desembocan en tres pequeños lagares para la primera fermentación.

Junto a estos restos arqueológicos hay tres grandes lagares, el mayor de unos 12.000 litros, fechados en 1752 y en uso hasta el siglo XIX, que tenían el mismo fin: poder fermentar el vino allí, ha añadido Calonge, quien ha destacado la curiosidad del rey ante estos vestigios.

Hermoso de Mendoza también ha explicado a Felipe VI lo que supuso el asedio de Logroño por las tropas francesas en 1521, cuando "la ciudad se unió ante la adversidad, algo que se ha repetido de nuevo con la pandemia, donde la solidaridad ha sido común entre la ciudadanía".

También le ha trasladado cómo la tradición y la modernidad se dan la mano en Logroño, ya que, en pleno Casco Antiguo, el vino, con los calados y lagares, se unirán pronto a un nuevo polo tecnológico, que se creará junto a la Iglesia de Palacio.

Tras este recorrido, el monarca se ha desplazado hasta la plaza del Ayuntamiento, donde ha sido recibido al son de los tambores de un grupo de recreacionistas, ataviados con vestimentas del siglo XV por la celebración del V Centenario del Sitio.

Después, ha saludado a los centenares de personas que le esperaban bajo el sol, quienes le han recibido con aplausos y gritos de "¡Viva España!" y "¡Viva el Rey!", que también han secundado algunos de los funcionarios municipales asomados a las ventanas del edificio consistorial, diseñado por el arquitecto Rafael Moneo.

Durante el recorrido, ha posado para las fotos de los teléfonos móviles y se ha parado a firmar una bandera de España a Carlos Zumarán, un chaval de 14 años que ha asegurado que colocará la enseña nacional en su habitación y la guardará con cariño de recuerdo.

Tras saludar a los miembros de la Corporación municipal, con la ausencia de Eva Loza e Ignacio Tricio, han posado todos para una foto de familia y después toda la comitiva ha subido al edificio consistorial, donde ha visitado la muestra "Logroño, ciudad cercada", el salón de plenos y el salón de retratos.

Felipe VI ha firmado en el libro de honor de la ciudad y, después, el alcalde le ha entregado dos facsímiles y dos libros como regalos institucionales.

Entre ellos, figura el facsímil de la "Carta real de merced de Carlos I concediendo a Logroño el privilegio de poner en su escudo las tres flores de lis francesas", un documento de 1523 que describe los hechos acontecidos durante el cerco de la ciudad e inicia una serie de concesiones de privilegios fiscales y económicos que lograron que Logroño se desarrollase.

El otro facsímil es el "Privilegio otorgado por Juan II concediendo a Logroño el título de ciudad", fechado en 1431, en el que el rey nombra Logroño como "ciudad noble y leal" eximiéndole de algunos impuestos.

Los libros han sido "El río", de Ana María Matute, con ilustraciones de Raquel Marín; y "Logroño dibujado", en el que el arquitecto Jesús López-Araquistain recoge dibujos a mano alzada con una pluma estilográfica de hitos arquitectónicos de la ciudad.

El monarca ha compartido unos minutos de charla con unos sesenta representantes de colectivos de la sociedad civil logroñesa, muchos de ellos implicados en primera línea de la pandemia.

Así, ha podido conversar por corrillos con profesionales sanitarios, de servicios sociales, educación, seguridad ciudadana, cultura, asociaciones vecinales, colectivos de personas migrantes, agrupaciones de danzas y folclore, cofradías, representantes del ámbito de la empresa, sindicatos y medios de comunicación.

Después, Felipe VI ha devuelto la vara de mando al alcalde y ha abandonado el edificio consistorial entre más gritos de cariño de los logroñeses, que este viernes celebran el último día de las fiestas de San Mateo y de la Vendimia Riojana.

En declaraciones a los periodistas tras la finalización de la visita real, Hermoso de Mendoza ha asegurado que el monarca se ha sentido "muy cómodo con la gente y muy cercano" durante todo el recorrido por la calle Ruavieja.

En su breve paseo, ha indicado que ha podido explicar al monarca los proyectos de futuro de la ciudad y cómo se ha podido recuperar después de las crisis que ha vivido.

"Tenemos una historia que forja el carácter, somos camino y somos vino", ha añadido, "pero hay nuevas oportunidades para crecer y superar" situaciones adversas como la pandemia.