Es casi una final

El Día
-

El EDF Logroño, sin margen de error, está obligado a ganar al Espanyol, equipo que le precede en la zona 'segura' de la tabla

Pamela Tajonar e Isabel Longa, relajadas en un entrenamiento. - Foto: EDF Logroño

No hay margen de error. No puede haberlo. El EDF Logroño llega a la novena jornada (Las Gaunas, 12 horas) precisado de victorias y obligado a sumar de tres en tres. El rival, el Espanyol, es el propicio. Aunque le aventaja en siete puntos y se ha elevado a la zona media de la tabla, es un contendiente directo por la salvación. Las barcelonesas, que ya llevan más puntos que los conseguido el pasado año (cinco empates), son un rival de la liga de las riojanas. Todo lo que no sea ganar, será un problema para las de Gerardo García León.

 

El equipo logroñés trata de recuperarse anímicamente de la derrota sufrida en Tenerife, en un partido que se torció en el minuto 45 con una cesión involuntaria que nunca debió ser castigada. A partir de ese momento, las riojanas no tuvieron capacidad de reacción, perdieron 2-0 (con el líder) y toca cambiar la dinámica. 

 

El Espanyol, por su parte, llega a Logroño con 9 unidades fruto de tres victorias. La última llegó ante el Athletic (2-1), si bien en las dos últimas jornadas las barcelonesas han caído con Santa Teresa y Sevilla.