scorecardresearch

Luz verde al parque eólico Jubera, con molinos de 200 metros

El Día
-

El Gobierno aprueba la declaración de impacto del proyecto, en Santa Engracia, que duplica la potencia del denegado 'Aldealobos', al considerar que no comporta impacto negativo para la zona. Los detractores del proyecto no descartan acciones

Recreación virtual del impacto sobre Galilea. - Foto: Plataforma para el Progreso Sostenible

Una de cal y otra de arena para los detractores de la proliferación de parques eólicos en los valles de Ocón y Alto Cidacos. Si el martes celebraban la denegación, por parte del Gobierno de La Rioja, de los permisos para el parque eólico ‘Aldealobos’, que planteaba la instalación de aerogeneradores de 200 metros de altura próximos a los núcleos de Aldealobos y Los Molinos de Ocón, este miércoles se topaban con la autorización del proyecto ‘Jubera’, que prevé colocar seis aerogeneradores de ese mismo tamaño y el doble de potencia que el parque denegado. El visto bueno al proyecto ‘Jubera’, que aún debe superar otros trámites, lo oficializaba ayer el Boletín Oficial de La Rioja.

En esa publicación, la Dirección General de Calidad Ambiental y Recursos Hídricos de la Consejería de Sostenibilidad y Transición Ecológica certifica que el proyecto ‘Jubera’ presentado por la empresa Siemens Gamesa Renewable Energy Wind Farms es «ambientalmente viable». Esta compañía proyecta la instalación de seis aerogeneradores SG-170 en el término municipal de Santa Engracia del Jubera, con una altura de buje de 115 metros pero que sumados a los 85 metros de longitud de cada una de sus tres palas hacen que estos aparatos tendrán una envergadura total de unos 200 metros. La potencia total del parque es de 37,2 megavatios, el doble de lo que se planteaba en el proyecto ‘Aldealobos’.

«Todavía hay partido y hay batalla por delante». Así resume María José Nestares, miembro de la Plataforma por el Progreso Sostenible de las Tierras Orientales de La Rioja, la posición de este colectivo, uno de los que se oponen a los proyectos de instalaciones eólicas y fotovoltaicas que están en tramitación, debido a la gran concentración de este tipo de instalaciones en un territorio muy limitado y el impacto que tendrán en su paisaje y en los recursos agrícolas y turísticos. Nestares matiza que el visto bueno a la declaración de impacto ambiental no significa que el proyecto ‘Jubera’ tenga ya todo el camino allanado, ya que deberá superar los trámites de expediente de autorización previa de la Comisión de Urbanismo y las licencias municipales. No parece, sin embargo, que al menos este último trámite vaya a paralizar el proyecto, entre otras cosas porque el municipio de Santa Engracia no tiene plan general urbano.

De hecho, la representante de la Plataforma destaca que aunque el parque estará en terrenos de Santa Engracia, y será ese pueblo el que se beneficie de los ingresos por la instalación de los aerogeneradores, el pago del IBI y las licencias, el impacto paisajístico y sonoro afecta sobre todo a Galilea y Ventas Blancas, por la proximidad a estos núcleos de población. La Plataforma estudiará la posibilidad de emprender acciones legales contra la tramitación del proyecto ‘Jubera’ y sostiene que los opositores a estos proyectos no están en contra de las energías renovables, pero sí de un modelo centralizado que defiende la Consejería de Sostenibilidad, que prima la acumulación de parques en un mismo territorio y detrás de los cuales están compañías que aprovechan los fondos europeos con fines especulativos. «Quieren convertir La Rioja en un granero de energías renovables», señala Nestares, que alega que la región ya produce un 74% de energía limpia.