scorecardresearch

La primera instalación hotelera de 'burbujas' llega a La Rioja

Javier Alfaro P.
-

Dos jóvenes emprendedores ultiman los detalles para construir un complejo enoturístico de habitaciones transparentes entre viñedos que combina naturaleza, glamour y exclusividad

Detalle de cómo será una de las habitaciones burbuja del resort tipo 'glamping' de Cuzcurrita. - Foto: QBO Arquitelia para Burbujas del Vino L&C

El paraje de Berriquia, a 2 kilómetros del casco urbano de Cuzcurrita del Río Tirón, contará con un exclusivo establecimiento enoturístico compuesto por habitaciones en forma de burbuja y un winebar.

Se trata de un complejo que contará con hasta siete cápsulas prefabricadas esféricas transparentes, de 4 metros de altura, que se mimetizarán con el entorno sin que su presencia se note apenas. El edificio que albergará el bar y las placas solares, seguirá unas lineas similares. La instalación también tendrá un pequeño aparcamiento.

Al frente del proyecto, denominado Burbujas del Vino L&C, están Lorena Sedano, de 28 años, y Cristian Legarda, de 32, que proceden del mundo de la hostelería. «Intentamos un negocio online antes pero siempre hemos trabajado en La Herradura de Haro». Ahora apuestan por su zona, en el ámbito rural, ella es de Haro y él, de Cuzcurrita. 

Vista general del complejo enoturístico al pie de la loma en la que se ubica.Vista general del complejo enoturístico al pie de la loma en la que se ubica. - Foto: QBO Arquitelia para Burbujas del Vino L&C

Inicialmente tienen previsto construir cuatro habitaciones burbuja, con todo lujo de detalles. Dos de ellas tendrán un concepto más estándar y otras dos serán más premium, tipo suite. «Todas tendrán las comodidades de un hotel e, incluso, jacuzzi», explica Legarda.

Posteriormente, habrá otras tres más hasta completar un total de siete, que se construirán en una segunda fase y cuyo equipamiento, «más o menos premium» se decidirá «en función de la demanda de la clientela», apunta Legarda. Por eso, inicialmente solo construirán dos de un tipo y dos de otro.

El resort, que lleva un trabajo detrás a lo largo de tres años, se completa con una recepción, aparcamiento y un pequeño bar.

Cristian Legarda y Lorena Sedano, promotores del complejo enoturístico en Cuzcurrita del Río Tirón.Cristian Legarda y Lorena Sedano, promotores del complejo enoturístico en Cuzcurrita del Río Tirón. - Foto: Burbujas del Vino L&C

 

Construcción.
Los promotores tienen previsto iniciar la construcción de las instalaciones antes del verano, una vez cuenten con la autorización de los técnicos del Gobierno de La Rioja, tras haber superado los pertinentes controles de la Comisión de Ordenación del Territorio y Urbanismo de La Rioja (COTUR) y de Impacto Ambiental. 

Han calculado una inversión inicial de 300.000 euros que incluye el aplanamiento de la parte superior de la loma, proyecto y la instalación de las primeras cuatro burbujas y el edificio de recepción con bar. Sobre dicho edificio de usos comunes también tendrán que colocar placas solares y depósitos para el agua, debido a que el paraje está aislado de todo, sin redes de suministro y con acceso únicamente desde la prolongación de una calle del municipio que se convierte en camino.

Infografía que recrea el complejo enoturístico de Burbujas del Vino en Cuzcurrita del Río TirónInfografía que recrea el complejo enoturístico de Burbujas del Vino en Cuzcurrita del Río Tirón - Foto: QBO Arquitelia para Burbujas del Vino L&C

Allí en medio del entorno natural, sin contaminación lumínica, las habitaciones encapsuladas tendrán una vista de 360º a los campos y viñedos que rodean la loma en la que se van a instalar.

 

«Las vistas son espectaculares con un amanecer y un atardecer impresionantes»

Cristian Legarda, uno de los promotores de Burbujas de Vino L&C, indica que el enclave en el que se va a construir el complejo es «de la familia» y llevan toda la vida disfrutando del paraje en el que se encuentra.

«Nosotros subíamos allí y siempre decimos que las vistas son espectaculares. Aquí el amanecer y el atardecer son impresionantes, es un lugar muy bonito y romántico», comenta.

La finca elegida «está en medio de la nada, pero no en un secarral como en otros sitios, aquí estás rodeado de viñedos, que son preciosos, en plena naturaleza, sin ruidos extraños, sin contaminación lumínica».

«Lorena supo ver el potencial como pequeño resort natural», indica Legarda. También la idea de hacerlo como un 'glamping', acampada con glamour, «un espacio cuidado con un concepto muy exclusivo y original, en plena naturaleza y que no se debe masificar», y que fuera un hotel burbuja, ambos conceptos «novedosos en La Rioja y, en general, en todo el norte de España».